Un antiviral experimental, eficaz para prevenir y tratar COVID-19

El fármaco antiviral experimental EIDD-2801 demuestra ser enormemente eficaz para impedir que el coronavirus se replique y evitar que infecte células humanas en un modelo de laboratorio 'in vivo' que contiene tejido pulmonar humano.
Escrito por: Eva Salabert

11/02/2021

Un antiviral experimental, eficaz para prevenir y tratar el coronavirus

Las vacunas contra el SARS-CoV-2 que ya se han comenzado a administrar a la población pueden evitar la infección o reducir significativamente sus síntomas, pero la demora en la vacunación y la aparición de nuevas cepas que podrían ser resistentes a estos fármacos hace necesario continuar investigando potenciales tratamientos que frenen la replicación del coronavirus e impidan cuadros graves de COVID-19.

Una de las terapias en experimentación que ha demostrado una “dramática eficacia” para prevenir y tratar el COVID-19 es el fármaco antiviral EIDD-2801, que se administra por vía oral y se ha probado en un nuevo modelo de laboratorio in vivo que contiene tejido pulmonar humano, en el que ha conseguido detener la replicación del virus y evitar la infección de células humanas, según se describe en un artículo publicado en Nature.

Tras dos días de tratamiento el EIDD-2801 conseguía “una reducción de más de 25.000 veces del número de partículas infecciosas en el tejido pulmonar humano”

Científicos de la Facultad de Medicina y de la Escuela de Salud Pública Global de la Universidad de North Carolina (UNC), en Estados Unidos, están realizando ensayos clínicos de fase 2 y 3 para comprobar si este antiviral es seguro para los humanos y cuál es su efecto sobre la expulsión del virus en pacientes con COVID-19

Estos investigadores han desarrollado una línea de ratones con tejido pulmonar humano (LoM) que contiene todas las células humanas primarias que se infectan cuando una persona contrae el COVID-19. Los roedores inmunodeprimidos a los que se implantó tejido pulmonar humano permitieron la replicación del SARS-CoV-2, lo que generó una infección que presentaba varias características del daño pulmonar difuso temprano que se observa en los enfermos de COVID-19. La infección aguda por coronavirus también indujo una respuesta robusta y mantenida de interferón tipo I y de citoquinas / quimioquinas inflamatorias.

El fármaco EIDD-2801 redujo la replicación del SARS-CoV-2

Con el objetivo de medir la eficacia terapéutica de EIDD-2801 para combatir la infección por SARS-CoV-2 estos expertos administraron el fármaco a LoM a partir de las 24 o 48 horas después de su exposición al virus, y cada 12 horas a partir de entonces.

J. Victor García, autor principal del estudio, ha explicado que descubrieron “que el EIDD-2801 tenía un efecto notable sobre la replicación del virus después de solo dos días de tratamiento: una reducción drástica, de más de 25.000 veces, del número de partículas infecciosas en el tejido pulmonar humano cuando el tratamiento se inició 24 horas después de la exposición. Los títulos del virus se redujeron significativamente en un 96% cuando el tratamiento se inició 48 horas después de la exposición”.

Después también hicieron pruebas para determinar la capacidad que tenía este antiviral para prevenir la infección por coronavirus y para ello administraron el medicamento 12 horas antes de la exposición al SARS-CoV-2 y cada 12 horas a partir de entonces.

“EIDD-2801 también resulta eficaz contra la infección por SARS-CoV y MERS-CoV in vivo y en cultivos de las vías respiratorias humanas”

Angela Wahl, otra de las autoras del trabajo, ha señalado que descubrieron que la profilaxis con EIDD-2801 previa a la exposición al SARS-CoV-2 inhibía significativamente su replicación, “reduciendo los títulos del virus en los tejidos pulmonares humanos de LoM en más de 100.000 veces en dos experimentos independientes”.

Ralph Baric, profesor de Epidemiología de la UNC Gillings School of Global Public Health y la Escuela de Medicina de la UNC, ha declarado que previamente ya habían demostrado que “EIDD-2801 también resulta eficaz contra la infección por SARS-CoV y MERS-CoV in vivo y en cultivos de las vías respiratorias humanas”. Y ha añadido que estos hallazgos indican que el fármaco no solo podría ser efectivo para tratar y prevenir el COVID-19, sino que también podría ser muy eficaz para combatir futuros brotes de coronavirus.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD