Un fármaco experimental para el alzhéimer podría mejorar la cognición

Un nuevo medicamento para tratar el alzhéimer probado en ratones con una neurodegeneración asociada al envejecimiento ha mejorado significativamente la cognición, la inflamación neuronal y el estrés oxidativo en los animales.
Escrito por: Eva Salabert

11/12/2020

Fármaco experimental para el alzhéimer

Un nuevo compuesto desarrollado por científicos del departamento de Química y Farmacología Médica de la Universidad de Barcelona (UB) ha reducido la inflamación de las neuronas cerebrales y ha mejorado la cognición en ratones con una neurodegeneración asociada al envejecimiento similar a la que provoca el alzéimer. La investigación se ha publicado en GeroScience, y según sus autores abre una vía para desarrollar nuevas terapias para combatir este tipo de demencia y otras enfermedades neurodegenerativas.

El medicamento pertenece a una familia de moléculas que al unirse a los receptores imidazólicos I2 –que se encuentran en diversos órganos e intervienen en numerosos procesos fisiológicos (analgesia, inflamación, trastornos del sistema nervioso…)– disminuyen la neuroinflamación y mejoran la cognición y otros indicadores de la progresión del alzhéimer. Estos receptores se han relacionado también con procesos neurodegenerativos y están aumentados en el cerebro de personas que han desarrollado alzhéimer.

“La nueva molécula mejoró la cognición y mitigó la ansiedad de los ratones. Además, redujo la neuroinflamación y el estrés oxidativo característicos en el alzhéimer”

El estudio ha sido realizado por dos equipos de investigación de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación de la UB, liderados por Mercè Pallàs, miembro del Instituto de Neurociencias (UBNeuro), y Carmen Escolano, del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB). Estudios previos de estos científicos habían demostrado el efecto positivo de esta familia de compuestos en la evolución del alzhéimer.

Carmen Escolano ha explicado que tras obtener estos resultados “nuestro objetivo era determinar el mecanismo y los parámetros que se modifican cuando se administra el fármaco a modelos animales, en concreto a ratones con neurodegeneración vinculada al envejecimiento, que se considera asimilable al alzhéimer de inicio tardío, es decir, aquel en el que los síntomas se inician cerca de los 65 años”.

Mejoras en la cognición, la neuroinflamación y el estrés oxidativo

Los investigadores analizaron diferentes marcadores de la evolución de la enfermedad y pruebas conductuales y de memoria a corto y largo plazo, para comprobar qué efectos tenía el tratamiento sobre el comportamiento y la memoria de los ratones, y comprobaron que los animales a los que se administró el fármaco experimentaban una significativa mejoría en comparación con los del grupo de control.

“La nueva molécula mejoró la cognición y mitigó la ansiedad de los ratones. Además, pudimos confirmar a nivel molecular que el tratamiento con dicha molécula redujo la neuroinflamación y el estrés oxidativo que son característicos en el alzhéimer, además de marcadores específicos de la patología, como la proteína tau o el beta amiloide”, ha detallado Mercè Pallàs.

Identifican el mecanismo de acción del medicamento

Los autores del trabajo también han podido determinar cómo actúa el nuevo fármaco. “Nuestros hallazgos proporcionan evidencia de que los cambios moleculares que tienen lugar después del tratamiento están relacionados con la vía de la calcineurina, una enzima fosfatasa responsable de la producción de mediadores inflamatorios como las citocinas, o de la reducción de la plasticidad neuronal”, ha explicado Carmen Escolano.

“Estos resultados —añade la experta— abren nuevas posibilidades para esta familia de ligandos de los receptores imidazólicos I2, ya que la mejora cognitiva que producen en modelos animales de neurodegeneración está apoyada por el mecanismo de acción descrito”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD