Vacuna contra el VIH mejora la respuesta inmune sin antirretrovirales

Una vacuna terapéutica HTI contra el VIH ha demostrado su seguridad y eficacia en un ensayo clínico en el que el 40% de los que la recibieron controlaron mejor el virus tras suspender temporalmente la terapia antirretroviral.
Escrito por: Eva Salabert

12/03/2021

Vacuna terapéutica contra el VIH

El sistema inmune de las personas infectadas con el virus de la inmunodeficiencia humana VIH no es capaz de controlar el virus y por eso necesitan una terapia antirretroviral que deben tomar todos los días y durante toda su vida. Encontrar una estrategia terapéutica eficaz que sustituya este tratamiento diario mejoraría la calidad de vida de estas personas y evitaría la posible toxicidad asociada a esta medicación a largo plazo.

Por ello son tan esperanzadores los resultados de un nuevo ensayo clínico que han mostrado que la vacuna terapéutica HTI contra el VIH de AELIX Therapeutics, que se encuentra en fase experimental, puede enseñar al sistema inmunitario a mejorar la respuesta contra el patógeno y permite interrumpir la terapia antirretroviral durante meses, lo que abre nuevas posibilidades de curar la infección si se combina con otras vacunas, medicamentos o inmunoterapias.

El 40% de los que recibieron la vacuna y no tenían ningún factor genético que les predispusiera a controlar el VIH de forma espontánea lograron estar seis meses sin la terapia antirretroviral

La nueva vacuna ha sido creada en el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa y en el marco del consorcio HIVACAT, impulsados por la Fundación 'la Caixa' y el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, y se ha probado en un ensayo clínico de fase I/IIa, realizado por la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas (FLS) e IrsiCaixa en el Hospital Germans Trias i Pujol, con la colaboración de BCN Checkpoint para la inclusión de los participantes en el estudio y su seguimiento médico.

Enseñar al sistema inmune a controlar al VIH

El VIH permanece en estado latente en forma de reservorio viral en células del sistema inmune y por eso si se interrumpe el tratamiento antirretroviral en pocas semanas el virus sale de esos reservorios y los niveles virales en la sangre de los pacientes aumentan debido a que el sistema inmunitario de la mayoría de ellos no es capaz de controlar el VIH.

Un pequeño porcentaje de pacientes, sin embargo, generan una robusta respuesta inmunitaria contra el VIH de forma espontánea y logran un mejor control de la infección. “Estudiamos qué partes del virus atacaba el sistema inmunitario de estas personas para poder simular su respuesta contra el virus de manera artificial. A partir de aquí identificamos partes vulnerables del virus y diseñamos la vacuna HTI, que expresa estas regiones del virus”, explica Beatriz Mothe, investigadora asociada de IrsiCaixa y co-inventora de la vacuna HTI junto con Christian Brander y Anuska Llano.

La vacuna es segura y la respuesta inmune desarrollada por los participantes está directamente relacionada con el tiempo que han conseguido mantenerse sin terapia antirretroviral

Tras obtener buenos resultados en modelos animales en el laboratorio, los investigadores decidieron probarlas en ensayos clínicos. Durante casi tres años han seguido a los pacientes incluidos en el ensayo clínico, denominado AELIX-002. A todos los participantes se les había detectado precozmente la infección por VIH y habían iniciado el tratamiento rápidamente, por lo que su sistema inmune no estaba muy debilitado por el virus y presentaban un reservorio viral menor que el de las personas que son diagnosticadas más tarde.

Los participantes en el estudio interrumpieron temporalmente el tratamiento antirretroviral después de recibir la vacuna y se midieron los niveles de virus en la sangre todas las semanas durante seis meses. Los resultados, que se han presentado en la Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections 2021 (CROI), una de las conferencias más importantes en el ámbito del VIH/sida a nivel mundial, demostraron que el fármaco es seguro y que la respuesta inmune desarrollada por los participantes está directamente relacionada con el tiempo que han conseguido mantenerse sin terapia antirretroviral.

Así, ocho de los participantes (un 40%) que recibieron la vacuna y no tenían ningún factor genético que les predispusiera a controlar el VIH de forma espontánea lograron estar seis meses sin el tratamiento, en comparación con el grupo que recibió un placebo, en el que todos los participantes excepto uno (el 8%) necesitaron reiniciar dicho tratamiento antes de que transcurriesen 12 semanas.

Los investigadores han comprobado que el 97% de los que recibieron la vacuna como mínimo duplicaron la respuesta inmune específica contra las partes vulnerables del virus que incluye la vacuna HTI. De estos participantes, los que mostraron una respuesta más potente contra estas partes del VIH son los que pudieron controlar mejor el virus y permanecer más tiempo sin la terapia antirretroviral, un hecho que corrobora la relación directa entre la respuesta a la vacunación y el control del virus.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD