La caspasa-11, nueva diana terapéutica contra el asma

Descubren que la proteína caspasa-11 promueve la inflamación alérgica de las vías respiratorias cuando está sobre activada, y que podría convertirse en una diana contra la que dirigir nuevos fármacos para tratar el asma.
Escrito por: Eva Salabert

28/02/2020

Mujer con problemas de asma

Las personas que viven con asma podrían disponer en un futuro próximo de nuevas opciones terapéuticas gracias a un grupo de científicos del Trinity College Dublin (Irlanda) que ha descubierto que la proteína caspasa-11 desempeña un papel clave en el desarrollo de esta enfermedad, a pesar de que hasta ahora nunca se la había relacionado con la misma, y que podría convertirse en una potencial diana terapéutica para mejorar el tratamiento del asma.

La incidencia del asma en Irlanda es una de las más elevadas de Europa, y el autor principal del estudio, Zbigniew Zaslona, en colaboración con un equipo dirigido por Luke O'Neill, profesor de Bioquímica en la Escuela de Bioquímica e Inmunología en el Trinity Biomedical Sciences Institute, han investigado sobre el impacto de la inflamación en esta enfermedad, que en sus formas más graves es difícil de tratar y puede resultar fatal.

La caspasa-11 induce una inflamación alérgica en los pulmones

En condiciones normales la caspasa-11 interviene en la defensa contra las bacterias, pero el equipo del Trinity ha descubierto que cuando la proteína está sobre activada puede desencadenar una reacción inflamatoria dañina, y convertirse así en el principal inductor de inflamación alérgica en los pulmones de los pacientes asmáticos.

La proteína promueve la inflamación en las vías respiratorias y esto provoca los síntomas del asma relacionados con las dificultades para respirar

El Dr. Zaslona ha explicado que la caspasa-11 puede causar la muerte de las células, un proceso muy inflamatorio en el que las células liberan su contenido, que puede irritar los tejidos del organismo, y que han comprobado que la proteína promueve la inflamación en las vías respiratorias y esto provoca los signos y síntomas del asma relacionados con las dificultades para respirar.

El científico ha añadido que una variedad de irritantes como la polución atmosférica, ciertos tipos de polen y ácaros del polvo doméstico pueden inducir la muerte de las células en los pulmones, y que sus hallazgos sugieren que la caspasa-11 está detectando estas sustancias nocivas y provocando enfermedades.

El profesor O'Neill ha declarado que la caspasa-11 nunca antes había estado implicada en el asma, por lo que consideran que los resultados del estudio, que se han publicado en Nature Communications, podrían abrir una nueva vía para desarrollar nuevos fármacos dirigidos a esta proteína para tratar esta patología tan incapacitante.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD