Analizar exosomas cerebrales en la sangre ayudaría a diagnosticar ELA

La esclerosis lateral amiotrófica se podría diagnosticar con un nuevo método que analiza los exosomas cerebrales en el torrente sanguíneo y permite diferenciar muestras de sangre de pacientes con ELA de las de individuos sanos.
Escrito por: Eva Salabert

25/06/2020

Analizar esoxomas cerebrales en la sangre podría diagnosticar ELA

Diagnosticar la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en las primeras fases de la enfermedad puede ayudar a mejorar su pronóstico, y ahora un estudio publicado en Royal Society Open Biology ha revelado que es posible distinguir las muestras de sangre de pacientes con ELA de las de individuos sanos secuenciando el microARN de los exosomas –paquetes microscópicos que contienen material genético y son eliminados en el torrente sanguíneo por diferentes tejidos del cuerpo– originados en el cerebro.

La investigación ha sido realizada por un grupo de científicos del Brain Chemistry Labs, un instituto de investigación sin ánimo de lucro de Estados Unidos, que purificaron los exosomas cerebrales del plasma sanguíneo apuntando a una proteína única en la superficie del exosoma, y extrajeron de ellos microARN –secuencias cortas de material genético que por lo general regulan la expresión génica dentro de la célula. Ocho secuencias diferentes de microARN juntas forman una huella genética única que diferencia las muestras de sangre de pacientes con ELA de las de los individuos sanos que sirvieron como grupo de control.

Los nuevos métodos permitirán obtener un diagnóstico rápido de la ELA con una simple extracción de sangre

La Dra. Sandra Banack, científica sénior de Brain Chemistry Labs y primera autora del artículo, ha declarado que los nuevos métodos que han desarrollado permitirán obtener un diagnóstico rápido de la ELA con una simple extracción de sangre en comparación con los medios disponibles en la actualidad que obligan a los pacientes a esperar durante años para que se confirme su diagnóstico. Y añade que las personas con ELA generalmente viven una media de dos o tres años tras el diagnóstico por lo que una valoración rápida de la enfermedad resulta clave.

Una vía para desarrollar nuevos fármacos contra la ELA

Rachael Dunlop, investigadora principal del Brain Chemistry Labs, afirma que “esta nueva huella genética puede abrir oportunidades para el descubrimiento de nuevos fármacos”. La esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad neurodegenerativa progresiva para la que aún no hay medicamentos capaces de curarla o frenar su progreso, por lo que disponer de un nuevo biomarcador que ayude a evaluar la efectividad de los potenciales tratamientos o permita que los pacientes reciban tratamientos experimentales en una fase más temprana de la enfermedad supone un gran avance para la ciencia.

Trasladar la nuevas técnicas del laboratorio a la práctica clínica, sin embargo, todavía llevará algún tiempo, según ha advertido el Dr. Paul Alan Cox, Director de Brain Chemistry Labs, porque –afirma– en la actualidad las técnicas analíticas son costosas y requieren mucho tiempo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD