PUBLICIDAD

Diseñan una terapia génica suicida eficaz ante varios tipos de cáncer

Una nueva terapia génica contra el cáncer desarrollada por científicos españoles demuestra su capacidad para frenar la proliferación de células tumorales de distintos tipos de cáncer como el colorrectal, de cérvix y de mama.
Escrito por: Eva Salabert

03/10/2019

Terapia génica eficaz para varios tipos de cáncer

Una terapia génica que emplea la toxina bacteriana LdrB puede eliminar células cancerosas, tanto in vitro como in vivo, en distintos tipos de cáncer, como el colorrectal, el de mama o el de cuello de útero, y frenar de esta manera el crecimiento del tumor, según ha demostrado un estudio publicado en la revista Cancers.

El nuevo método ha sido desarrollado y patentado por científicos de la Universidad de Granada, y consiste en introducir en las células un gen ajeno al organismo, o que se encuentra defectuoso en el mismo, con el objetivo de que actúe para conseguir el efecto deseado, que en este caso sería impulsar la muerte de las células cancerosas.

La terapia génica suicida no causa efectos secundarios

Este mecanismo de actuación ha hecho que se conozca al nuevo tratamiento como terapia génica suicida. La toxina LdrB –que hasta ahora no se había estudiado en humanos– hace que se formen poros en las células tumorales induciendo así su muerte programada. Además, esta técnica también expresa fluorescencia y esto permite identificar a las células cancerosas en caso de metástasis, por lo que no solo se podría usar como tratamiento, sino también como método diagnóstico.

La toxina LdrB que emplea la terapia génica suicida induce la muerte programada de las células cancerosas

Los investigadores han comprobado la gran capacidad antitumoral de la LdrB, ya que provoco una reducción significativa en la proliferación de los tumores de cáncer colorrectal in vivo, muy parecida a la que consiguen los medicamentos de quimioterapia más utilizados como el Fluorouracilo o FOLFOX, pero evitando los efectos adversos que causan este tipo de fármacos, como las náuseas, la caída del cabello, o la infertilidad.

Aunque en la actualidad se están empleando otras dos toxinas en ensayos clínicos para combatir diversos tipos de cáncer, como la toxina botulínica o la difteria A, la LdrB presenta una ventaja en comparación con ellas porque tiene un tamaño reducido (únicamente 35 aminoácidos) y gracias a ello sería posible suministrarla con mayor facilidad que las demás.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD