PUBLICIDAD

Nuevos fármacos logran mejorar la supervivencia en el cáncer de ovario

Los fármacos olaparib, veliparib y niraparib, que inhiben la enzima PARP –clave para la supervivencia de las células tumorales– pueden mejorar el tratamiento del cáncer de ovario avanzado, al reducir el riesgo de recaída.
Escrito por: Caridad Ruiz

03/10/2019

Nuevos fármacos para tratar el cáncer de ovario

El cáncer de ovario se suele diagnosticar cuando ya se encuentra en una fase muy avanzada, y por eso es el tumor ginecológico que más muertes provoca. Pero es posible que este mal pronóstico empiece a cambiar gracias a tres nuevos medicamentos que mejoran la supervivencia y reducen el riesgo de recaída, tanto en pacientes con la mutación en el gen BRCA, que se asocia a un mayor riesgo de padecer cáncer de mama o de ovario, como sin ella.

Los ensayos clínicos que han demostrado la eficacia de los tres fármacos –olaparib, veliparib y niraparib– se acaban de presentar en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), celebrado en Barcelona. En los estudios han participado 2679 pacientes, que además de recibir la quimioterapia se trataron con un fármaco oral que inhibe una enzima llamada PARP, que se encarga de reparar las alteraciones en el ADN de las células, incluidas las tumorales.

Un 50% de los tumores de ovario depende de la enzima PARP, por lo que si un fármaco impide su acción las células cancerosas no pueden recomponerse y mueren

Se cree que un 50% de los tumores de ovario depende de esta enzima, dado que las células cancerosas suelen acumular muchos fallos en su ADN. Pero si se impide la acción de PARP, no pueden recomponerse y mueren. El objetivo de esta estrategia es sin duda curar el cáncer pero, si esto no es posible, al menos cronificar la enfermedad.

Fármacos que reducen el riesgo de recidiva del cáncer de ovario

En el estudio PAOLA1 se probó el fármaco olaparib junto con bevacizumab, el fármaco que suele administrarse en la quimioterapia. Participaron 806 pacientes con cáncer de ovario en fase avanzada III y IV. Entre las que recibieron este fármaco, un 46% no presentaba un nuevo cáncer a los dos años, mientras que en las mujeres que recibieron placebo solo un 28% no había desarrollado un nuevo tumor en este periodo de tiempo.

En un ensayo clínico controlado con placebo en fase III denominado VELIA y publicado en la revista The New England Journal of Medicine, en el que participaron 1140 pacientes, se comprobó la eficacia de veliparib. Las mujeres con mutación BRCA y que recibieron este medicamento estuvieron de media 34,7 meses sin cáncer, mientras que en el grupo de control fue de 22 meses.

Niraparib se probó en el estudio PRIMA en 733 mujeres con cáncer de ovario avanzado que habían recibido quimioterapia. Durante tres años las pacientes tomaron dos pastillas de niraparib, y el riesgo de recaída se redujo alrededor del 40%, de tal forma que en mujeres con un riesgo de recaída de un 80%, este se reducía al 48%. El estudio también se publico en The New England Journal of Medicine.

En España cada año se diagnostican 3500 nuevos casos de cáncer ovario, un 75% en fase avanzada. Su detección precoz es complicada, ya que al principio no suelen dar síntomas, o estos son muy inespecíficos (hinchazón en el abdomen, dolor pélvico y sensación constante de querer miccionar). El cáncer de ovario suele responder bastante bien a la quimioterapia, pero a menudo la enfermedad reaparece antes de los dos años. Cuanto más tarda en recidivar, más posibilidades hay de que la nueva medicación sea efectiva.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD