PUBLICIDAD

Nueva terapia ralentiza el avance del cáncer de próstata metastásico

Olaparib, un nuevo tratamiento oral contra el cáncer de próstata avanzado, puede ralentizar la progresión de los tumores que no responden a la terapia hormonal y mejorar la supervivencia de los pacientes.
Escrito por: Eva Salabert

02/10/2019

Cáncer de próstata metastásico

Los tumores de próstata cuyas células presentan defectos en la reparación del ADN y que son resistentes a la terapia hormonal podrían combatirse eficazmente con olaparib, un nuevo fármaco que se administra por vía oral y que se ha probado en un estudio –PROfound– que ha demostrado que puede retrasar la progresión del cáncer alrededor de cuatro meses y mejorar la supervivencia de los pacientes más de tres meses.

En la investigación, cuyos resultados se han presentado en el Congreso ESMO 2019, se comparó olaparib –que actúa bloqueando una proteína que es necesaria para la reparación del ADN– con los actuales tratamientos hormonales, como enzalutamida o acetato de abiraterona, en pacientes con cáncer de próstata metastásico con defectos en los genes de reparación del ADN, y que no respondía a la hormonoterapia.

Dianas terapéuticas para combatir el cáncer de próstata

Utilizar las vías de reparación del ADN en las células cancerosas es una estrategia terapéutica empleada para combatir el cáncer de mama y el de ovario en pacientes que presentan alteraciones en los genes de reparación del ADN BRCA1 y BRCA2. Y la Dra. Eleni Efstathiou, del Cáncer MD Anderson de Houston (EE.UU.), afirma que al igual que estos cánceres, el de próstata es un grupo de enfermedades, por lo que se debe tratar a los diferentes pacientes con terapias específicamente dirigidas al tipo de tumor que padecen.

La administración de olaparib retrasaba un 66% la progresión de la enfermedad, en comparación con los nuevos agentes hormonales

Esta especialista ha explicado que PROfound es el primer ensayo en fase III en el que se analizan tumores que presentan alteraciones moleculares que pueden constituir dianas terapéuticas, y que ha comprobado que la administración de olaparib retrasaba un 66% la progresión de la enfermedad, en comparación con los nuevos agentes hormonales.

En concreto, para realizar el estudio se dividió a los pacientes en dos grupos: los del primero (cohorte A) tenían alteraciones en BRCA1, BRCA2 o ATM, y los del segundo (cohorte B) presentaban alteraciones en cualquiera de los otros 12 genes que intervienen en la reparación del ADN. La mediana de supervivencia libre de progresión (SLP) de la enfermedad en la cohorte A fue de 7,39 meses en los que tomaron olaparib, frente a 3,55 meses en los que recibieron terapia hormonal. Al combinar los datos de ambos grupos se observó que la mediana de SLP fue de 5,82 meses frente a 3,52 meses, respectivamente.

Efstathiou ha añadido que se trata de un hallazgo muy importante porque la mejoría observada en los pacientes es significativamente mayor que las que se habían considerado aceptables en trabajos previos sobre cáncer de próstata en fases avanzadas, que habían alcanzado un 35-40%. Sin embargo, también ha advertido que hay que tener en cuenta los efectos secundarios adversos, como la anemia y las náuseas, que afectaron con mayor frecuencia a los pacientes que tomaron olaparib, y que podrían tener un efecto relevante en estas personas, por lo que sería necesario monitorizarlos con cuidado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD