PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Salud al día

La neuroestimulación, eficaz contra la depresión resistente

Los tratamientos basados en la neuroestimulación, como la estimulación magnética transcraneal, han demostrado su eficacia para tratar a pacientes con depresión resistente a las terapias convencionales.

01/07/2014

Cerebro humano

Los tratamientos basados en neuroestimulación pueden beneficiar a pacientes con depresión resistente

En la depresión resistente a los tratamientos, cuando la enfermedad no remite tras haber intentado tratarla al menos en dos ocasiones con un fármaco antidepresivo en las dosis y durante el tiempo apropiado, el pronóstico a largo plazo es peor, y el riesgo de suicidio del paciente es mucho mayor que en el caso de una depresión que responda bien a la terapia.

Los tratamientos basados en la neuroestimulación, como la terapia electro-convulsiva, la estimulación magnética transcraneal, la estimulación del nervio vago y la estimulación cerebral profunda, especialmente, constituyen una alternativa que ha demostrado su eficacia para abordar a los pacientes con depresión que presentan una baja respuesta a los tratamientos antidepresivos convencionales, a base de fármacos y psicoterapia.

La estimulación magnética transcraneal consiste en el uso de campos magnéticos para inducir una corriente en ciertas zonas del cerebro involucradas en la depresión, y generalmente consigue que el episodio depresivo remita en unas cuatro a seis semanas

El Dr. Juan Uranga, neurólogo del hospital Quirón Sagrado Corazón, donde se ha celebrado recientemente la I Jornada sobre Neurobiología de la Depresión, ha explicado que entre el 50 y el 70 por ciento de los pacientes responde tras el primer abordaje terapéutico, pero que de ellos solo la tercera parte consigue una remisión completa.

En la depresión resistente, que afecta a entre el 20 y el 30% de los pacientes, no se consigue una solución satisfactoria a los distintos ensayos terapéuticos, y puede ser necesario recurrir a la neuroestimulación. En concreto, se puede emplear la estimulación magnética transcraneal, por tratarse de una técnica sencilla y no invasiva, que consiste en el uso de campos magnéticos para inducir una corriente en ciertas zonas del cerebro involucradas en la depresión. El paciente recibe la terapia a diario, de forma ambulatoria, y generalmente se consigue que el episodio depresivo remita en unas cuatro a seis semanas.

En casos resistentes también se pueden emplear la estimulación vagal o la estimulación cerebral profunda, que precisan el implante de un dispositivo interno y electrodos en el cuello. La primera es poco invasiva, no necesita cirugía cerebral, y presenta un bajo riesgo de complicaciones. En cuanto a la estimulación cerebral profunda, es necesario implantar los electrodos a nivel intracerebral, por lo que, aunque sean mínimos, sí existe riesgo de hemorragia o infección.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD