PUBLICIDAD

Un fármaco para la hepatitis podría mejorar el tratamiento de la ELA

Biólogos canadienses han descubierto que un medicamento que se usa para tratar la hepatitis –la telbivudina– puede enlentecer de forma significativa la progresión de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).
Escrito por: Eva Salabert

27/12/2018

Persona en silla de ruedas por la enfermedad ELA

Los fármacos que se emplean hasta ahora en el tratamiento de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) –una enfermedad neurodegenerativa sin cura, que suele causar la muerte del paciente entre tres y cinco años después del diagnóstico– solo retrasan su progresión unos meses, pero un grupo de biólogos de la Universidad de Alberta, en Canadá, ha comprobado que un medicamento que ya se utiliza para combatir la hepatitis podría resultar muy eficaz en los pacientes de ELA.

Según los resultados del estudio publicado en Science Direct, este medicamento, que se llama telbivudina, ha demostrado su capacidad para disminuir significativamente la toxicidad de la SOD1, una proteína que se plega mal y tiene una conducta anómala en la mayoría de los casos de ELA, según ha declarado Ted Allison, coautor del trabajo, que ha añadido que el fármaco mejora la salud de las neuronas motoras y el movimiento del sujeto.

Un fármaco cuya seguridad ya se ha comprobado en humanos

Los investigadores emplearon simulaciones por ordenador para detectar medicamentos que tuvieran el potencial de dirigirse a la proteína SOD1, identificando y probando aquellos que parecieran tener más probabilidades de éxito, como la telbivudina, en modelos animales. Una gran ventaja de este fármaco es que como ya se utiliza en pacientes con hepatitis, su seguridad está confirmada.

La telbivudina se probó en modelos animales de ELA, y mejoró la salud de las neuronas motoras y el movimiento del sujeto

Michelle DuVal, la principal autora del trabajo, ha explicado que la ELA es una patología poco comprendida y que todavía no se sabe qué es lo primero que falla en las neuronas motoras o cómo provoca toxicidad el mal funcionamiento de SOD1, por lo que la investigación se centra tanto en conocer mejor la enfermedad, como en desarrollar nuevas opciones terapéuticas que resulten más efectivas para frenar su progresión.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD