Consejos para pacientes de esclerosis múltiple frente al COVID-19

En el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, expertos de la SEN recuerdan a los pacientes que no deben abandonar el tratamiento de la enfermedad por temor al contagio del coronavirus y les dan consejos para prevenir el COVID-19.
Escrito por: Eva Salabert

29/05/2020

Consejos para pacientes de esclerosis múltiple frente al coronavirus

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad neurológica que afecta a alrededor de 2,5 millones de personas en todo el mundo, y que en España padecen más de 50.000 personas, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN). La mayoría de los nuevos casos de esclerosis múltiple se diagnostican en personas de entre 20 y 40 años, lo que supone una tremenda carga a nivel económico –solo en nuestro país el coste anual de esta patología asciende a más de 1.400 millones de euros– personal y social.

El 30 de mayo de cada año tiene lugar el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, que entre 2020 y 2022 tendrá como lema 'Conexiones', con el objetivo de romper las barreras sociales responsables de la sensación de soledad y aislamiento que experimentan en ocasiones las personas con esta enfermedad crónica y favorecer que reciban una atención de calidad.

En el marco de la pandemia por COVID-19, además, el Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la SEN ha puesto en marcha un registro de pacientes con esclerosis múltiple que se han contagiado del coronavirus para que los neurólogos españoles proporcionen datos actualizados sobre la evolución y el manejo de estos pacientes en la práctica clínica, ya que el análisis de estos datos permitirá obtener una información relevante sobre cómo les ha afectado la infección por SARS-CoV-2.

Consejos para pacientes con esclerosis múltiple ante el COVID-19

Este mismo grupo de expertos ha elaborado una serie de recomendaciones ante el COVID-19 destinadas a los pacientes con esclerosis múltiple, basadas en las evidencias científicas disponibles hasta ahora:

  • No abandonar los tratamientos inmunosupresores o inmunomoduladores por miedo a un posible contagio, excepto que su neurólogo se lo indique, porque esto podría tener graves consecuencias, como una reagudización de la enfermedad.
  • Es conveniente que el neurólogo informe al paciente acerca del tipo de tratamiento modificador de la enfermedad (TME) que recibe en la actualidad y, si es necesario, adecuar las recomendaciones generales a sus circunstancias personales.
  • Evitar acudir al hospital para realizar consultas programadas, siempre que sea posible, priorizando las consultas no presenciales (telefónicas  o  telemáticas) y delegando en otra persona la retirada de medicación del Servicio de Farmacia Hospitalaria. Las visitas de los pacientes al hospital deben limitarse a casos de urgencia y a la administración de medicación parenteral.
  • Se recomienda a los pacientes que se encuentren en una situación de inmunosupresión debido al tratamiento modificador de la enfermedad o del brote, o a cualquier otra circunstancia clínica o comorbilidad concurrente:
  • Extremar las medidas de aislamiento social e higiene personal.
  • Realizar teletrabajo, o solicitar la baja laboral cuando esto no sea posible.
  • Aplicar en el domicilio de forma estricta (tanto el paciente como las personas que convivan con este) las medidas generales de protección para evitar el contagio establecidas por el Ministerio de Sanidad.

La prevalencia de la esclerosis múltiple se ha duplicado en 20 años

Cada año se diagnostican en España alrededor de 2.000 nuevos casos de esclerosis múltiple que es, tras la epilepsia, la enfermedad neurológica más común en adultos jóvenes –el 70% de los nuevos casos son personas de entre 20 y 40 años de edad– y que también figura como el trastorno neurológico no traumático que causa discapacidad con mayor frecuencia en este grupo de población.

Según la SEN, la prevalencia de la EM se ha duplicado en las dos últimas décadas, sobre todo debido a la detección de más casos de mujeres con formas remitentes de la enfermedad. Aunque se desconocen las causas exactas de su aparición, se produce cuando el sistema inmunitario de una persona ataca a su sistema nervioso central y provoca “lesiones inflamatorias en la mielina, la envoltura que protege las fibras nerviosas, lo que origina defectos en la conducción de los impulsos nerviosos”, explica el Dr. Miguel Ángel Llaneza, Coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Demielinizantes de la Sociedad Española de Neurología. 

Algunos de los síntomas más frecuentes de la esclerosis múltiple son alteraciones en la sensibilidad en las extremidades, visión borrosa, falta de equilibrio o dificultad para caminar

El experto añade que los síntomas de la esclerosis múltiple varían muchísimo en función de la zona del sistema central en la que se haya producido el daño y de la gravedad del mismo, aunque las manifestaciones más frecuentes de la enfermedad son alteraciones en la sensibilidad en las extremidades, cara o tronco, visión doble o borrosa, falta de equilibrio o dificultad para caminar o para coordinar los movimientos.

Por lo general –en el 85% de los casos– la esclerosis múltiple se manifiesta en forma de brotes en las fases iniciales. Se trata de episodios de afectación neurológica que pueden remitir por completo o de forma parcial y dejar secuelas funcionales, aunque algunos pacientes presentan formas progresivas de EM sin brotes desde el principio.

El Dr. Llaneza señala que se han relacionado algunos factores ambientales o del estilo de vida como posibles desencadenantes de la enfermedad en personas con predisposición genética, como la contaminación, ciertas infecciones víricas, niveles bajos de vitamina D, el consumo de tabaco, o la obesidad durante la adolescencia.

Discapacidad asociada a esclerosis múltiple

Se han desarrollado nuevos medicamentos que pueden reducir significativamente tanto el número como la gravedad de las recaídas de la EM, y que también retrasan su evolución a largo plazo pero, a pesar de ello, continúa siendo, después de los accidentes de tráfico, la segunda causa de discapacidad en los adultos jóvenes en España, y al cabo de varios años de evolución de la enfermedad más de la mitad de los pacientes sufren una discapacidad que deteriora su calidad de vida y limita su capacidad para realizar actividades cotidianas.

Después de los accidentes de tráfico, la esclerosis múltiple es la segunda causa de discapacidad en los adultos jóvenes en España

Estos pacientes tienen tasas mucho más altas de ingreso hospitalario que la población general, ya que hasta el 25,8% de ellos ingresan cada año en el hospital, a consecuencia de recaídas o complicaciones relacionadas con la evolución de la enfermedad, y en casi el 8% de todas las hospitalizaciones de los pacientes con esclerosis múltiple precisan su ingreso en la unidad de cuidados intensivos.

La asistencia sanitaria asociada a esta enfermedad eleva el coste total por paciente a 30.000 euros, lo que supone un coste total anual de más de 1.400 millones de euros. En Europa, el coste socioeconómico de la EM es de más de 9.000 millones de euros al año y más del 80% de los gastos ocasionados por esta enfermedad están relacionados con la discapacidad que provoca.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD