Cáncer y COVID-19: identifican qué factores incrementan su mortalidad

Los pacientes con cáncer diagnosticados con COVID-19 tienen más riesgo de morir, sobre todo si el tumor está activo o reciben una combinación de azitromicina e hidroxicloroquina para tratar la infección por coronavirus.
Escrito por: Eva Salabert

29/05/2020

Cáncer y COVID-19

La infección por coronavirus afecta de forma más o menos grave dependiendo de factores como la edad, el sexo masculino, o la presencia de problemas de salud como la diabetes, o enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, entre otras. Ahora, dos estudios que se han presentado en la Reunión Anual de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO), que se celebra estos días de forma virtual, se centran en el impacto que tiene el COVID-19 en la mortalidad de los pacientes con cáncer.

En el primero de estos trabajos se ha creado el registro 'The COVID-19 and Cancer Consortium Registry' (Consorcio de Cáncer y COVID-19), en el que se han incluido datos de 928 pacientes con cáncer diagnosticados de COVID-19, procedentes de España, Canadá y Estados Unidos, y sus resultados, que se han publicado en The Lancet, revelan que el 13% de estos pacientes fallecieron en los 30 días posteriores al diagnóstico de infección por SARS-CoV-2.

Los pacientes con un tumor activo tenían 5,2 veces más probabilidades de fallecer en los 30 días siguientes al diagnóstico de COVID-19

Este ratio de mortalidad es más del doble de la registrada por el Centro Johns Hopkins de Ciencia e Ingeniería de Sistemas para el total de pacientes con COVID-19, y en determinados pacientes como aquellos con el tumor activo (el 40%) y una capacidad funcional deteriorada el impacto de la enfermedad ha sido mucho mayor, según ha explicado Jeremy L. Warner, profesor de Medicina e Informática Biomédica del Centro Médico Universitario Vanderbilt, en Nashville, y principal autor del estudio.

Los factores que se asociaron con un aumento del riesgo de muerte por COVID-19 en estos pacientes fueron el tumor en progresión y haber recibido hidroxicloroquina y azitromicina. Después de ajustar parcialmente otros factores que podían influir en los resultados los investigadores observaron que los pacientes con un tumor activo tenían 5,2 veces más probabilidades de fallecer en los 30 días siguientes, que aquéllos en remisión o sin evidencia de la patología tumoral.

Azitromicina e hidroxicloroquina se asocian a más riesgo de muerte

La administración de la combinación de azitromicina e hidroxicloroquina para tratar la infección por coronavirus en los pacientes con cáncer se asociaba a 2,89 veces más riesgo de que fallecieran en el mes siguiente en comparación con no emplear ninguno de estos medicamentos. Sin embargo, no se encontró un incremento significativo en el riesgo asociado a administrar cualquiera de los fármacos en solitario.

La combinación de azitromicina e hidroxicloroquina para tratar la infección por coronavirus en pacientes con cáncer se asociaba a 2,89 veces más riesgo de muerte

Los hallazgos del estudio también señalan al sexo y al consumo de tabaco como factores de riesgo de mortalidad por coronavirus y sugieren que los hombres tendrían 1,63 veces más riesgo de fallecer que las mujeres, y los exfumadores 1,6 veces más riesgo que los no fumadores.

Warner ha advertido que se trata de datos preliminares y que continúan recabando información que ayude a comprender por qué algunos paciente contraen la infección y determinar cuáles son los factores que influyen en el agravamiento de la enfermedad y el riesgo de mortalidad, y que también van a seguir analizando cómo influyen los tratamientos contra el COVID-19 en los pacientes con cáncer para obtener evidencias científicas sobre sus riesgos y beneficios.

Quimioterapia y mortalidad en pacientes con cáncer torácico

Otro de los estudios presentados en ASCO que ha evaluado las probabilidades de fallecer por COVID-19 en los pacientes con cáncer torácico diagnosticados con esta enfermedad, a partir del registro Colaboración Internacional COVID-19 en Cáncer Torácico (Teravolt, por sus siglas en inglés), señala que la administración de fármacos anticoronavirus a estos pacientes no ha aumentado su riesgo de muerte.

El tratamiento con anticoagulantes y corticoesteroides previo a la infección por SARS-CoV-2 se asoció también con un mayor riesgo de muerte

Los autores del trabajo han observado, sin embargo, que en las personas con cáncer de pulmón y otros tumores en el tórax que habían contraído el SARS-CoV-2 la administración de quimioterapia –sola o en combinación con otros tratamientos– en las tres semanas anteriores a la infección se asociaba con un incremento del riesgo de mortalidad del 64% a causa del COVID-19.

El registro incluía a 400 pacientes con cáncer diagnosticados de COVID-19. De estos pacientes fallecieron 144; en el 79,4% de los casos la causa de muerte fue la enfermedad por coronavirus, mientras que el 10,6% restante murió a consecuencia del cáncer que padecía. Además, los resultados del estudio revelaron que el tratamiento con anticoagulantes y corticoesteroides previo a la infección por SARS-CoV-2 se asoció también con un mayor riesgo de muerte.

Los autores de esta investigación, que ha sido dirigida por dirigido por Leora Horn, directora del Programa de Oncología del Centro Médico Universitario Vanderbilt, consideran importantes estos datos por el potencial efecto trombótico del COVID-19, que ha hecho que los médicos recomienden anticogulación profiláctica en todos los pacientes con esta enfermedad, aunque consideran necesario realizar más estudios para confirmar cómo influye el COVID-19 sobre la coagulación de los pacientes con cáncer torácico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD