PUBLICIDAD

Identifican signos que pueden predecir esclerosis múltiple precozmente

Antes de que los pacientes manifiesten los primeros síntomas de la esclerosis múltiple, sufren problemas como dolor, o trastornos del sueño o psiquiátricos, que ayudarían a diagnosticar precozmente esta enfermedad.
Escrito por: Eva Salabert

20/07/2018

Concepto de esclerosis múltiple

Un estudio realizado por la Universidad de Columbia Británica (UBC) en Vancouver (Canadá) ha identificado una serie de problemas de salud que afectan a las personas a las que más tarde se les diagnosticará esclerosis múltiple (EM). Sus resultados han mostrado que cinco años antes de que aparezcan los primeros síntomas de EM, estas personas son más propensas a sufrir trastornos del sistema nervioso, como dolor o dificultades para dormir, y tienen un 50% más probabilidades de acudir al psiquiatra.

El diagnóstico de la esclerosis múltiple a menudo ofrece dificultades debido a que sus síntomas se pueden confundir con los de otras patologías, y por ello conocer otros signos que puedan predecir el futuro desarrollo de la enfermedad constituiría una gran ayuda para una detección y una atención tempranas, que permitirían ralentizar el daño que sufren el cerebro y la médula espinal.

La fibromialgia era más de tres veces más frecuente en los individuos a los que más tarde se les diagnosticó esclerosis múltiple

Para realizar la investigación, que se ha publicado en Multiple Sclerosis Journal, se analizaron los historiales médicos de 14.000 pacientes con esclerosis múltiple que residían en Columbia Británica, Saskatchewan, Manitoba y Nueva Escocia, entre 1984 y 2014, y los compararon con los datos de salud de otras 67.000 personas que no padecían la enfermedad.

Problemas de salud asociados a la aparición de esclerosis múltiple

Los investigadores comprobaron que la fibromialgia, que se caracteriza por el dolor músculo-esquelético generalizado, era más de tres veces más frecuente en los individuos a los que más tarde se les diagnosticó esclerosis múltiple, y entre estos pacientes también era casi el doble de común que padecieran síndrome del intestino irritable.

Entre las afecciones que eran mucho más habituales entre los futuros diagnosticados de EM destacaban las migrañas y los trastornos del estado del ánimo como la ansiedad, la depresión, o el trastorno bipolar. La mayor presencia de estas enfermedades también se correspondía con un mayor consumo de fármacos indicados para trastornos del sistema nervioso y el aparato genitourinario o los problemas musculoesqueléticos, además de antibióticos y antidepresivos.

Los hallazgos del estudio sugieren, en contra de lo que se ha mantenido hasta ahora, que la esclerosis múltiple podría estar precedida por lo que se conoce como pródromos –que sí están aceptados en el caso de el alzhéimer o el párkinson–, una serie de signos que presagian la aparición de una enfermedad, y que son diferentes de los síntomas tradicionales de la EM como el entumecimiento o debilidad en las extremidades, o la visión borrosa.

Como ha explicado Helen Tremlett, profesora de la División de Neurología de la UBC y directora del trabajo, es necesario continuar investigando estos fenómenos para intentar averiguar si hay patrones relacionados con la edad, el sexo, o el tipo de EM que desarrollan estos pacientes, y que sea posible determinar con antelación para facilitar el diagnóstico temprano de la EM.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD