Nobel de Medicina para los descubridores del virus de la hepatitis C

El Premio Nobel de Medicina 2020 ha sido concedido a los científicos que descubrieron el virus de la hepatitis C, lo que ha permitido salvar millones de vidas y desarrollar nuevos antivirales que ayudarán a erradicar la enfermedad.
Escrito por: Eva Salabert

05/10/2020

Imagen del Nobel de Medicina para los descubridores del virus de la hepatitis C

El premio Nobel de Medicina de 2020 ha sido otorgado a los científicos Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice por ser los descubridores del virus de la hepatitis C (VHC), según ha anunciado el jurado del Instituto Karolinska de Estocolmo, responsable de este galardón, que está dotado con 10 millones de coronas suecas (alrededor de 950.000 euros).

Los científicos del Instituto Karolinska han explicado que “el descubrimiento del virus de la hepatitis C reveló la causa de los casos de hepatitis crónica restantes e hizo posible analizar la sangre y desarrollar nuevos medicamentos que han salvado millones de vidas”.

Factores de riesgo asociados a la inflamación del hígado

Los virus son los principales causantes de la inflamación del hígado, aunque otros factores como el alcoholismo también puedan provocar hepatitis. Así, el virus responsable de la hepatitis A –que desencadena una forma aguda de la enfermedad– se suele transmitir a través del consumo de agua o alimentos contaminados, mientras que la hepatitis que causan los virus B y C generalmente es crónica, y sin un tratamiento adecuado puede producir cirrosis o cáncer de hígado.

El descubrimiento del VHC ha permitido evitar que se transmita a través de transfusiones sanguíneas y ha favorecido el desarrollo de fármacos antivirales que pueden curar la hepatitis C

Tal y como ha destacado el jurado que designa a los galardonados, los virus de la hepatitis A y la B ya se conocían antes de que se produjera el hallazgos de estos investigadores; de hecho, en 1976 el médico estadounidense Baruch Blumberg ganó el Nobel de Medicina por descubrir el virus de la hepatitis B en 1965, un avance que llevó al desarrollo de pruebas diagnósticas y una vacuna eficaz. Sin embargo, aún quedaba por averiguar cuál era la causa de la mayoría de los casos de hepatitis que se transmitían por la sangre y que no se debían a ninguno de los virus conocidos.

Ilustración: Mattias Karlén
Illustrations: © The Nobel Committee for Physiology or Medicine. Illustrator: Mattias Karlén

Identifican una nueva causa de hepatitis: el VHC

Uno de los científicos que recibirá el Nobel, Michael Houghton, empezó a trabajar junto a su equipo para aislar la secuencia genética del virus. Para ello crearon una colección de fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos presentes en la sangre de un chimpancé infectado, previendo que algunos de estos fragmentos procederían del virus desconocido.

Los nuevos tratamientos contra la hepatitis C ayudarán a erradicar la enfermedad a nivel mundial

Después, utilizaron sueros de pacientes con hepatitis, en los que supuestamente se encontrarían anticuerpos contra el virus, para identificar fragmentos de ADN viral clonados que codifican proteínas virales. De esta forma consiguieron encontrar un clon positivo que demostraron que derivaba de un nuevo virus de ARN de la familia de Flavivirus y que denominaron virus de la hepatitis C.

Gracias al descubrimiento del VHC ahora no solo disponemos de análisis de sangre con una elevada sensibilidad para detectarlo –lo que ha permitido evitar que se transmita a través de transfusiones sanguíneas–, sino que ha contribuido enormemente al desarrollo de fármacos antivirales destinados a combatir el virus de la hepatitis C, una enfermedad que ya es posible curar, por lo que cuando los nuevos tratamientos estén disponibles en todo el mundo la enfermedad podría erradicarse a nivel global.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD