Los médicos de AP vigilan más de 900.000 posibles casos de COVID-19

La SemFYC estima que el 2% de la población española presenta síntomas compatibles con la infección por coronavirus, según una encuesta a médicos de familia que han atendido más de 900.000 casos leves a los que no se les ha realizado un test diagnóstico.
Escrito por: Eva Salabert

13/04/2020

Los médicos de AP vigilan posibles casos de COVID-19

Las sospechas de casos de COVID-19 infradiagnosticados en España son cada vez mayores. Y es que, las personas infectadas por el nuevo coronavirus, como han asegurado desde el primer momento los especialistas, no siempre manifiestan síntomas y, si lo hacen, en ocasiones estos son muy leves y podrían ser confundidos con los de un catarro común. Por ello, muchos se han curado en su casa sin consultar a un médico, y a muchos de los que sí lo han hecho pero presentaban síntomas leves, no se les ha realizado un test para diagnosticar el COVID-19.

Así, aunque aún no se dispone de datos oficiales que determinen la prevalencia de esta enfermedad infecciosa en nuestro país, la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SemFYC) estima que un 2% de la población tiene síntomas de infección por SARS-CoV-2, y basándose en la información proporcionada por una encuesta realizada a más de un millar de médicos de familia, esta federación que agrupa a más de 19.500 médicos, estima que han atendido más de 900.000 casos leves a los que no se les ha realizado un test de diagnóstico.

Alrededor del 80-85% de las personas que contraen coronavirus presentan cuadros clínicos leves, y los médicos de familia españoles estiman que alrededor del 2% de la población tiene este tipo de síntomas

Los expertos ya habían explicado que alrededor del 80-85% de las personas que contraen esta infección la pasan con cuadros clínicos leves, y por eso la Atención Primaria ha actuado como un muro de detección y contención. Entre el 23 y el 27 de marzo la SemFYC realizó un cuestionario a 1.063 médicos repartidos por toda España con el objetivo de obtener una muestra representativa de la Atención Primaria en el país y averiguar la dimensión real del COVID-19 en los centros de salud y analizar la función del sector sanitario durante la pandemia.

Según ha explicado Salvador Tranche, presidente de la SemFYC, cada médico de familia controla a dos pacientes con diagnóstico de COVID-19 y a 36 personas de las que hay sospecha de que tengan la enfermedad pero que al carecer de acceso a las pruebas que lo confirman no es posible garantizar que presenten la infección.

En concreto, los médicos que completaron la encuesta indicaron que habían atendido a 2.381 pacientes con diagnóstico de infección por SARS-CoV-2, lo que significa una media de dos enfermos por cupo médico (población asignada por facultativo). La SemFYC extrapoló la cifra de la encuesta al total de la comunidad médica de atención primaria y calculó que los casos positivos por coronavirus seguidos por los centros de salud eran 65.149, un dato similar a los 64.059 casos positivos reportados oficialmente por el Ministerio de Sanidad en esas mismas fechas (el 27 de marzo).

Seguimiento telefónico y domiciliario a pacientes con COVID-19

Según los datos que maneja la SemFYC se calcula que actualmente se encuentran en seguimiento telefónico y domiciliario por coronavirus o sospecha de la infección algo más de un millón de personas, de las que hay 65.000 confirmadas y casi 900.000 con síntomas respiratorios compatibles con el COVID-19.

“La proporción de sospechosos es muy alta en comparación con los diagnósticos. Lo deseable sería que tuviese más casos confirmados que dudosos. Esto significa que hacemos pocas pruebas”

La diferencia entre los individuos con diagnóstico positivo por el test (dos por cupo) y los pacientes con un cuadro clínico sospechoso (36 por cupo) demuestran que el COVID-19 está infradiagnosticado. Según indica el presidente de la SemFYC “la proporción de sospechosos es muy alta en comparación con los diagnósticos. Lo deseable sería que tuviese más casos confirmados que dudosos. Esto significa que hacemos pocas pruebas y que deberían ser más accesibles”.

Tranche señala que aunque no todas las 36 personas con sintomatología sospechosa tengan la enfermedad, al no poderles hacer las pruebas necesarias no es posible confirmarlo, pero en base a la información de la que se dispone y los criterios clínicos lo lógico es pensar que han contraído el virus. Además, que el 80% de los pacientes tengan síntomas leves moderados concuerda con lo que se conoce sobre el coronavirus.

La SemFYC tampoco descarta que la cantidad de infectados sea mucho mayor, y que si se realizasen test diagnósticos de forma masiva se detectaría muchos más casos porque ellos solo han contabilizado a las personas que han consultado, pero tiene que haber otros muchos que no hayan acudido a ningún centro de salud por estar asintomáticos o con síntomas leves, y un ejemplo son los niños.

La atención primaria, clave tras el pico de infecciones por coronavirus

Esta organización científica también reconoce que es muy difícil identificar a todos los afectados, y que con la gripe, por ejemplo, no se detecta a todas las personas que la padecen, sino que se realiza una vigilancia centinela que permite hacer una estimación del número de casos porque detectar a los pacientes leves es interesante de cara a conocer la inmunidad, aunque para combatirla y tomar decisiones es necesario conocer el número de afectados moderados o graves, porque el resto no precisará atención hospitalaria, ha explicado Javier Arranz, miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de SemFYC.

Este experto añade que la atención primaria desempeñará una función clave tras el pico de infecciones, ya que aunque inicialmente el objetivo de las autoridades sanitarias era evitar que hospitales y UCIs se colapsaran, el siguiente objetivo será que la transmisión del virus, que se va a mantener activa en la comunidad, se ralentice y sea más fácil de manejar, y para ello es necesario detectar cuanto antes los pequeños brotes, contenerlos, y limitar incrementos focalizados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD