La OMS aconseja 6 pautas para levantar el confinamiento con seguridad

Levantar el confinamiento por coronavirus demasiado pronto, o sin conocer el grado de inmunidad de la población puede desencadenar un segundo brote de COVID-19, por lo que la OMS ofrece 6 claves para el desescalado de la cuarentena.
Escrito por: Eva Salabert

14/04/2020

La OMS aconseja pautas para levantar el confinamiento con seguridad

El fin de la cuarentena a la que estamos sometidos a causa de la pandemia por coronavirus debe ser gradual y siguiendo unas pautas y en ningún caso, como ha advertido la Organización Mundial de la Salud (OMS), supone una vuelta a la normalidad, por lo que desde este organismo advierten que es necesario preparar a la población para la nueva situación de desescalada de las medidas adoptadas para frenar la propagación del patógeno.

Si el confinamiento se levanta demasiado pronto puede producirse un resurgimiento fatal de la epidemia de COVID-19 en los países donde se ha empezado a controlar

De hecho, el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ya declaró el pasado viernes que si el confinamiento se levanta demasiado pronto puede producirse un resurgimiento fatal de la epidemia de COVID-19 en los países donde se ha empezado a controlar, y añadió que están trabajando con los gobiernos de estas naciones para elaborar estrategias que permitan una suspensión gradual y segura de las medidas de confinamiento adoptadas para frenar la infección por SARS-CoV-2.

Claves para una desescalada de la cuarentena segura

Estas estrategias para abandonar el confinamiento se basan, según explica el doctor Tedros, en seis factores, que son:

  • Que la transmisión del coronavirus esté controlada.
  • Que se disponga de suficientes servicios médicos y de salud pública.
  • Que se minimicen los riesgos de brotes en entornos especialmente sensibles como los centros de atención a largo plazo.
  • Que se adopten medidas preventivas en los lugares de trabajo, los centros educativos y otros lugares donde es esencial que acuda la población.
  • Que sea posible gestionar los riesgos de importación del virus.
  • Que las comunidades sean plenamente conscientes de la situación y participen en la transición.

Tedros ha comparado la actual pandemia por coronavirus con el brote de ébola que comenzó en la República Democrática del Congo en agosto de 2018 y ha causado la muerte de más de 2.000 personas, y cuyo fin aún no ha podido ser declarado porque cuando ya se habían contabilizado 52 días sin casos, se ha detectado uno nuevo. Mike Ryan, responsable de la respuesta a la emergencia del coronavirus ha afirmado ha recordado que hasta que la situación no está controlada es imprescindible continuar preparado para volver hacia atrás y empezar de nuevo.

La inmunidad de grupo, clave para protegerse frente al COVID-19

Uno de los factores más importantes a tener en cuenta antes de establecer las medidas de desescalada es determinar cuál es el nivel de inmunidad de grupo, y en España el Gobierno ha anunciado que el Instituto de Salud Carlos III y el Instituto Nacional de Estadística llevarán a cabo un estudio para conocer el grado de inmunidad de la población española.

Como ha explicado el Dr. Rafael Ortí Lucas, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), en declaraciones a Redacción Médica, “si el 90% de la población está protegida, se podría abrir casi todo en dicha región porque ya hay una inmunidad poblacional que te protege. Sin embargo, si estamos en zonas donde solo el 20% de la población está inmunizada, tenemos un 80% que nos puede dar problemas y podemos tener un segundo brote. En este caso, un mes no sería suficiente para levantar barreras de distanciamiento social, habría que esperar dos meses o incluso tres, o esperar a tener la vacuna“.

“Si el 90% de la población está protegida, se podría abrir casi todo en dicha región porque ya hay una inmunidad poblacional que te protege”

Según advierte este experto si el nivel de inmunidad de grupo es bajo, aumentan las probabilidades de que se desencadene un segundo brote de coronavirus en España, aunque este brote “nunca va a ser tan importante como el primero, pero podría generar muchos problemas”. En su opinión cuando la curva epidémica baje “los médicos preventivistas y especialistas en Salud Pública” recuperarán el protagonismo de la acción.

Durante la desescalada Ortí afirma que los preventivistas deberán realizar controles y test a todos los contactos de cada nuevo positivo, incluidos los asintomáticos. “Tenemos que pedir todas las pruebas disponibles, que antes no hacíamos, para poder reconocer rápidamente a cualquier contacto. Hasta ahora a los asintomáticos no se les hacía, pero ahora se lo pediríamos a todo el mundo”.

El estricto control de las fronteras para evitar la entrada de infectados es otro de los puntos fuertes en el inicio de la desescalada. En el caso de que lleguen a España viajeros que den positivo por coronavirus, hay que aislarlos a ellos y a todos sus contactos. Este control de las fronteras debería durar al menos dos meses, porque aunque se espera que el calor del verano resulte positivo para limitar la transmisión de la infección, no se sabe qué ocurrirá a partir de septiembre u octubre.

Deficiencias de los sistemas sanitarios

Otra de las lecciones a extraer de esta terrible pandemia, según el doctor Tedros, es haber comprobado las deficiencias que presentan todos los sistemas sanitarios, porque incluso los países con sistemas sanitarios fuertes se han visto sobrepasados por la situación de emergencia. Por ello, ha instado a que se estudien esas deficiencias y cómo se pueden mejorar de cara al futuro.

Esas deficiencias han provocado que un gran número de profesionales sanitarios se hayan infectado, según la OMS el porcentaje de trabajadores infectados en el ámbito sanitario en algunos países ha sido de más del 10%, y Tedros ha recordado que cuando estos profesionales están en riesgo, toda la población lo está.

Por este motivo, concluye, la OMS “aboga por la sanidad universal y sistemas sanitarios fuertes, especialmente de la sanidad primaria”, y advierte que es necesario estar muy bien preparado para prevenir los brotes infecciosos, y diagnosticarlos rápidamente cuando se producen para frenarlos lo más pronto posible.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD