Dificultades para hablar o moverse nuevos síntomas ligados al COVID-19

La OMS advierte que las dificultades para hablar o moverse son síntomas de alarma de la infección por coronavirus y las personas que los sufran deben solicitar atención médica inmediata porque pueden tener una forma grave de COVID-19.
Escrito por: Eva Salabert

21/05/2020

Dificultades para hablar o moverse nuevos síntomas ligados al coronavirus

Cada vez se conocen más síntomas de la infección por coronavirus que, aunque menos frecuentes, pueden alertar de que una persona se ha contagiado del SARS-CoV-2. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido en su documento 'Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus' las dificultades para hablar o para moverse como síntomas de alerta del COVID-19, y ha advertido que los pacientes que los experimentan requieren una atención médica inmediata porque pueden ser indicativos de una forma grave de la infección.

La fiebre, la tos seca, el cansancio y tener problemas para respirar o dolor y opresión en el pecho son los síntomas más habituales y conocidos del COVID-19, que también provoca otros como dolores de cabeza o musculares, diarrea, pérdida repentina del olfato o el gusto, erupciones cutáneas (muchas veces acompañadas de picores) o cambios de color en los dedos de las manos o los pies, e incluso conjuntivitis.

"Cualquier persona" es susceptible de infectarse con el virus y caer "gravemente enferma" aunque no tenga problemas previos de salud, recuerda la OMS

Aunque se estima que el 80% de las personas que contraen la infección por coronavirus se recuperan en casa y no necesitan acudir a un centro sanitario, alrededor de una de cada cinco presenta un cuadro clínico grave y precisa ingreso hospitalario, sobre todo los individuos con problemas de salud previos como hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares o pulmonares, cáncer o diabetes.

La OMS recuerda, además, que “cualquier persona” es susceptible de infectarse con el virus y caer “gravemente enferma”, por lo que insta a que todos aquellos que tengan fiebre o tos, y además respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho, o tengan dificultades para hablar o moverse soliciten atención médica de inmediato.

Mascarilla y distancia de seguridad al acudir al centro de Salud

Siempre que sea posible los expertos de la OMS recomiendan llamar al médico antes de desplazarse a un centro sanitario para que sea este quien remita al paciente al establecimiento que considere más adecuado en su caso. Además, recuerdan que es fundamental tomar una serie de precauciones como llevar mascarilla, no tocar nada, e intentar mantener la máxima distancia con el resto de usuarios.

En el documento la OMS explica que “es importante mantenerse, al menos, a un metro de distancia de los demás. Las gotículas pueden caer sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, como mesas, pomos y barandillas, de modo que otras personas pueden infectarse si tocan esos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por ello, es importante lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD