Revelan cómo el coronavirus engorda las células para poder replicarse

Cuando el SARS-CoV-2 entra en el organismo controla el sistema de grasa del cuerpo y lo utiliza como medio para replicarse y causar la enfermedad, sin lípidos el virus del COVID-19 deja de propagarse a las 48 horas.
Escrito por: Natalia Castejón

01/07/2022

COVID usa nuestra grasa para replicarse

Un grupo de investigadores del Pacific Northwest National Laboratory (EE.UU.) ha descubierto que el SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad del COVID-19, podría utilizar las grasas de la persona a la que contagia para poder controlar la maquinaria molecular del cuerpo y replicarse mejor, causando la enfermedad.

PUBLICIDAD

Este hallazgo, dado a conocer en la revista Nature Communications, ha recalcado la relación tan importante que hay entre los lípidos y el coronavirus. Las pruebas, que han sido realizadas en cultivos celulares, consistieron en usar fármacos para adelgazar y otros compuestos dirigidos a la grasa, para intentar frenar al SARS-CoV-2 en el laboratorio.

La hipótesis principal partía de la observación de las personas con un alto índice de masa corporal (IMC) y que además tienen problemas cardiovasculares y diabetes presentan un riesgo más elevado de desarrollar la enfermedad de carácter grave, por lo que dedujeron que la grasa del organismo podría tener algo que ver.

Fármacos para adelgazar podrían frenar el coronavirus

Los resultados tras los ensayos indicaron que existe una estrecha vinculación entre los lípidos y la replicación del coronavirus, por lo que observaron que el SARS-CoV-2 si está separado de las grasas deja de replicarse en un plazo de 48 horas, por lo que esto abre una puerta hacia un mayor conocimiento del virus y a encontrar posibles maneras de frenar su expansión.

Si el coronavirus no tiene acceso a grasas deja de replicarse en un plazo de 48 horas

Se estudiaron los efectos del SARS-CoV-2 en más de 400 lípidos en dos líneas celulares humanas diferentes y se encontraron cambios notables en los niveles de lípidos, y es que algunas grasas llegaron a aumentar hasta 64 veces. En una línea celular, casi el 80% de las grasas fueron alteradas por el virus, en el otro, se cambiaron niveles de poco más de la mitad de ellas.

PUBLICIDAD

Las grasas que más se vieron afectadas fueron los triglicéridos, unos pequeños depósitos de grasa que permiten almacenar energía y mantener las membranas de las células saludables. Los investigadores observaron que el coronavirus no solo es capaz de incrementar los triglicéridos en nuestras células, sino que también modifica gran parte de nuestro sistema de procesamiento de la grasa, cambiando la competencia del cuerpo para utilizar la grasa como combustible.

Por otro lado, los autores encontraron un grupo de proteínas virales con un efecto fuerte sobre los niveles de triglicéridos e identificaron varios compuestos que podrían tener la capacidad de alterar el sistema de procesamiento de grasa del cuerpo. Varios de ellos fueron efectivos para detener la replicación del virus en las pruebas de laboratorio.

PUBLICIDAD

Un fármaco aprobado que se utiliza para bajar de peso, llamado Orlistat, que actúa inhibiendo la lipasa, frenó la replicación viral y un compuesto experimental, el GSK2194069, también detuvo el virus. Estos y otros compuestos funcionaron contra las variantes de SARS-CoV2 alfa, beta, gamma y delta.

Actualizado: 1 de julio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD