PUBLICIDAD

Un nuevo fármaco mejora el tratamiento del sarcoma de partes blandas

El fármaco olaratumab, en combinación con doxorrubicina, es capaz de prolongar un año la mediana de supervivencia global de los pacientes con sarcoma de tejidos blandos en fase avanzada, en comparación con doxorrubicina sola.

18/12/2017

Un nuevo fármaco mejora el tratamiento del sarcoma de partes blandas

El medicamento ha demostrado un incremento de la supervivencia global de 11,8 meses.

El sarcoma de partes blandas es un cáncer poco frecuente en el que se incluyen más de 60 tumores diferentes que afectan a tejidos blandos del organismo como músculos, nervios, grasa o vasos sanguíneos. Esta enfermedad tiene una elevada tasa de mortalidad si presenta metástasis en fase avanzada –menos del 15% de los pacientes sobrevive a los cinco años del diagnóstico–, por lo que cualquier tratamiento capaz de prolongar la vida de los afectados supone una gran vía de esperanza para mejorar el pronóstico de la enfermedad.

Un nuevo ensayo ha demostrado que el fármaco olaratumab, en combinación con doxorrubicina, permite que los pacientes con sarcomas extendidos puedan vivir un año más. Este medicamento, desarrollado por la farmacéutica Lilly, y que se comercializa con el nombre de Lartruvo, es el primer anticuerpo monoclonal que se aprueba para tratar a los pacientes con este tipo de tumores en el caso de que no puedan ser manejados con radioterapia o cirugía, ni hayan sido tratados previamente con doxorrubicina.

Es la primera vez en 30 años que se puede ofrecer a estos pacientes con sarcoma una mayor supervivencia de la que se conseguía hasta ahora con las terapias estándar

Gran innovación terapéutica para el cáncer de tejidos blandos

La Agencia Europea del Medicamento ha designado a olaratumab como una gran innovación terapéutica, al considerarlo una novedad clínicamente significativa para las personas que padecen un sarcoma avanzado de partes blandas, ha explicado Alejo Cassinello, responsable del Área Médica de Oncología de Lilly España.

La comercialización del medicamento está condicionada a los resultados de un estudio clínico fase III, que evaluará en profundidad la eficacia y seguridad del fármaco, y con el que se pretende confirmar los buenos resultados del ensayo fase II, que demostraron un incremento de la supervivencia global de 11,8 meses.

Por su parte, Javier Martín-Broto, jefe del servicio de Oncología Médica del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, y presidente del Grupo Español de Investigación en Sarcomas (GEIS), ha declarado que es la primera vez en 30 años que se puede ofrecer a estos pacientes una mayor supervivencia de la que se conseguía hasta ahora con las terapias estándar.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD