PUBLICIDAD

La tuberculosis sigue siendo la enfermedad infecciosa más letal

En 2017, 1,6 milllones de personas fallecieron por tuberculosis. A pesar de los esfuerzos por erradicarla, sigue siendo la infección que más muertes provoca en el mundo, según el último informe de la OMS.

19/09/2018

La tuberculosis en 2017 fue una vez más la enfermedad infecciosa que más muertes provocó en el mundo, por delante del sida, según el Informe Mundial sobre la Tuberculosis 2018, que acaba de publicar la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque es cierto que enfermaron y fallecieron por esta causa menos personas que el año anterior, la institución remarca que el ritmo de descenso no es el suficiente para alcanzar la meta que se han propuesto las autoridades sanitarias de aquí a 2030: erradicar esta enfermedad. Para conseguirlo, en este informe se insta a los líderes políticos que se reunirán el próximo 26 de septiembre en la primera Reunión de Alto Nivel de la ONU sobre la tuberculosis a que se tomen medidas decisivas.

Según este estudio, en 2017 perecieron por tuberculosis 1,6 millones de personas, entre ellas 300.000 que también eran seropositivas. Desde el año 2000 se ha producido una reducción del 44% de las muertes por tuberculosis en los enfermos con VIH y de un 29 por ciento entre las personas que no eran portadoras del virus.

Erradicar el infradiagnóstico, aumentar la financiación y dar tratamientos preventivos a poblaciones vulnerables ayudaría a reducir la incidencia de la tuberculosis

Se calcula que en el mundo unos 10 millones de personas desarrollaron la enfermedad el año pasado. A nivel global supone que el número de casos disminuyó un 2% y los descensos fueron más acusados en Europa, con una reducción del 5% anual, y en África, con un 4% anual menos entre 2013 y 2017. Pero estos logros siguen siendo escasos, ya que para cumplir con el tercero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, adoptados por la Asamblea General de Naciones Unidas, y que implica la erradicación de la epidemia, el número de contagios debería bajar cada año un 5% y el muertes un 10%.

Erradicar el infradiagnóstico de tuberculosis

Para conseguirlo, entre otras medidas, habría que erradicar el infradiagnóstico de tuberculosis: de los 10 millones de personas que contrajeron la enfermedad solo 6,4 millones fueron registradas oficialmente por los sistemas nacionales de control. Eso quiere decir que hay un elevado número de enfermos que no reciben tratamiento, y que por tanto siguen trasmitiendo la enfermedad. Según la OMS al menos 30 millones de personas deberían poder acceder al tratamiento preventivo contra la tuberculosis de aquí a cuatro años, especialmente los seropositivos y los niños menores de cinco años que conviven con adultos que padecen tuberculosis.

Otro de los problemas que según la OMS impide la erradicación de la tuberculosis es la resistencia a los antibióticos. El informe señala que, en 2017, se calcula que 558.000 personas había desarrollado resistencia al rifampicina, el antibiótico más eficaz para el tratamiento de primera línea.

Muchos de estos escollos podrían solucionarse con una mayor inversión económica. Según la OMS habría que aumentar la financiación destinada a la prevención y atención de esta enfermedad. En 2018, se destinaron a los países con bajos ingresos 3,5 billones de dólares menos de lo necesario, y el informe advierte que se precisan 1, 3 billones de dólares al año para acelerar el desarrollo de nuevas vacunas, pruebas diagnósticas y medicamentos.

La tuberculosis en España

En España, en el año 2016 se registraron más de 4700 nuevos casos de tuberculosis, según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Con estas cifras, España se sitúa como el sexto país de la Unión Europea en número de nuevos afectados (por detrás de Rumanía, Polonia, Reino Unido, Alemania y Francia). La tasa de incidencia entre la población también está entre las más altas de Europa, con entre 9 y 10 casos por cada 100.000 habitantes.

No obstante, cabe recalcar que España también se suma al descenso de esta enfermedad a nivel mundial, ya que según los datos del registro de Enfermedades de Declaración Obligatoria publicados por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III el número de casos notificados cayó un 4,27% respecto a 2014.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD