PUBLICIDAD

Citomegalovirus
El citomegalovirus es un virus del grupo herpes que puede provocar graves problemas de salud a las personas con un sistema inmune débil y a los bebés de mujeres que se infecten durante el embarazo. Aprende a evitar el contagio.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico de la infección por citomegalovirus

El diagnóstico de la infección por citomegalovirus (CMV) se puede realizar con diversas técnicas de laboratorio. Las muestras que se pueden utilizar dependen de cada caso. Así, se pueden llevar a cabo los estudios de suero o analítica de sangre completa, análisis de orina, saliva, lavado broncoalveolar obtenido por fibrobroncoscopia, o líquido cefalorraquídeo extraído en una punción lumbar. También se puede estudiar el CMV en tejidos de biopsias.

Para diagnosticar una mononucleosis, o bien determinar la situación de un donante o receptor de órganos antes del trasplante se realizan técnicas de diagnóstico serológicas. En concreto, se estudia por un lado la presencia de anticuerpos de tipo IgM, que indicaría una infección primaria o reciente. El problema es que tiene muchos falsos positivos, por lo que no es conveniente usarlo en mujeres embarazadas.

La IgG a su vez, si se positiviza habiendo sido negativo previamente, indica también infección primaria. En una mujer embarazada en la que ambos tipos de anticuerpos –IgM e IgG– den positivo, habría que realizar un tipo de prueba especial llamada test de avidez. Un porcentaje de avidez bajo (<35%) indica infección reciente y un porcentaje mayor del 65% sería indicativo de infección pasada o de hace varios meses. Realmente, no se recomienda un cribado serológico de CMV en las embarazadas porque no hay vacuna ni tratamiento, y por la dificultad de detectar una infección recurrente.

Otras pruebas que se pueden utilizar para el diagnóstico de la infección por CMV son la realización de alguna de las siguientes técnicas de las muestras comentadas:

  • Prueba de antigenemia, en la que se detecta una proteína del virus.
  • Cultivo del CMV en fibroblastos humanos, sobre todo con la técnica de shell-vial.
  • Quantiferon-CMV: determinación de la respuesta inmune celular, que consiste en detectar la capacidad del paciente para generar una respuesta inmune contra el virus.
  • Detección de material genético del CMV por la técnica de la reacción en cadena de la polimerasa.
  • Adicionalmente se pueden realizar estudios de resistencias a antivirales.

El método de diagnóstico aplicable depende de la situación clínica:

  • En la mujer embarazada, como se ha comentado, se utilizan la seroconversión de la IgG y las pruebas de avidez, además del cultivo o la PCR.
  • En el recién nacido son de aplicación también el cultivo y la PCR, además de la IgM.
  • En los donantes de órganos se realiza la IgG, al igual que en el receptor, pero en estos además se puede realizar el Quantiferon-CMV, la antigenemia, el cultivo, o la PCR.
  • La infección primaria en las personas inmunocompetentes se diagnostica con IgM e IgG.

Actualizado: 25 de Marzo de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD