La tos ferina (o coqueluche) es una enfermedad bacteriana y, como tal, el tratamiento prescrito por su médico serán antibióticos. Los más utilizados son los antibióticos del grupo de los macrólidos, destacando la azitromicina, claritromicina y eritromicina.

Junto al tratamiento antibacteriano, se requerirán en muchos casos medidas de soporte (especialmente tratamiento con oxígeno) para facilitar el intercambio de gases en el paciente y mejorar su función respiratoria, mientras que el antibiótico comienza a ejercer su acción. La tos se controla mal con los antitusígenos habituales (codeína y dextrometorfano), siendo algo más leve con el uso de algunos inhaladores como el salbutamol o la budesonida.

La profilaxis para personas que han estado en contacto con pacientes enfermos de tos ferina también es la eritromicina como tratamiento de elección, anque no está universalizada esta medida.

Su médico le prescribirá el tratamiento más adecuado en función de sus características personales; y su farmacéutico le dará las indicaciones necesarias para que la terapia resulte más eficaz. Pregunte siempre a los profesionales sanitarios antes de medicarse.

Creado: 29 de noviembre de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD