PUBLICIDAD

Tercera edad
Banca online en la tercera edad
A los mayores la banca online les genera dudas, pero es sencilla, cómoda y rápida, solo hay que asegurarse de navegar en una página segura. Te damos consejos para iniciarte en esta herramienta y sacarle partido.
Escrito por Pilar Álvarez, Periodista experta en consumo y economía doméstica

¿Qué operaciones podemos hacer en la banca online?

La banca online es una desconocida para muchas personas mayores, y esta ignorancia es el principal escollo para poder beneficiarse de todas las ventajas del banco virtual. Pero, ¿qué se puede hacer en la banca a distancia? En realidad, podemos realizar las mismas operaciones que hacemos cuando acudimos de manera presencial a nuestra oficina bancaria: desde abrir una cuenta a invertir en Bolsa, pasando por pagar recibos o realizar una transferencia.

En cualquier caso, en tu oficina tradicional suelen informarte al abrirte esta opción de todas las posibilidad que incluyen en su web. Además, en el mismo portal se incluyen botones de información junto a cada opción disponible para saber más acerca de cada trámite que ponen a tu disposición desde tu banco.

Si no lo has hecho ya desde tu propia oficina física, abrir una cuenta es muy sencillo. Tras escoger la entidad, hay que buscar algún apartado donde diga “Alta Cliente” o “Nuevo Cliente” y, tras clicar allí, nos redirigirá a una pantalla en la que debemos rellenar algunos datos (DNI, domicilio, datos personales, correo…). El banco mandará toda la documentación necesaria a la dirección postal que hayamos indicado. El envío es certificado y, para mayor seguridad, sólo pueden entregarlo al titular de la cuenta. Para activar la cuenta y las tarjetas, bastará con conectarnos a Internet e introducir los códigos que nos hayan enviado.

Tras tener nuestra cuenta habilitada, podemos realizar otras muchas operaciones útiles y sencillas y sacar todo el partido a nuestra banca online. Entre otras muchas, es posible consultar saldos y movimientos, lo que resulta de gran utilidad para controlar nuestra economía. Si hemos pagado con tarjeta, sabremos en qué gastamos esas cantidades lo que nos ayudará a estar al tanto de los movimientos que realizamos, ajustar el presupuesto y nuestros ahorros y conocer el estado de nuestras finanzas para mantenerlas en orden.

Además, es posible hacer transferencias –casi siempre sin comisión– o dar órdenes de domiciliaciones y de pago, solicitar un crédito (accediendo antes a simuladores de préstamos que nos serán de gran utilidad) y contratar un seguro. Y, si tenemos alguna inversión, se puede obtener información de mercados financieros de manera instantánea. 

Actualizado: 7 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Pilar Álvarez

Periodista experta en consumo y economía doméstica
Pilar Álvarez

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Una
de cada cinco personas en el mundo tendrá 60 años o más en 2050
'Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD