PUBLICIDAD

Cuándo acudir al psicólogo
Nervios, ansiedad, tristeza, soledad o depresión son algunos problemas que afectan con frecuencia a las personas mayores, y que pueden cronificarse por no acudir a tiempo a un psicólogo. Descubre si necesitas pasar por el diván.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Problemas psicológicos durante la tercera edad

Actualizado: 26 de Noviembre de 2018

Las situaciones sociales, familiares, económicas y de salud que se viven cuando se alcanza la tercera edad pueden dar lugar a estados de nerviosismo, ansiedad, tristeza e incluso depresión que, en muchos casos, deben ser tratados por un psicólogo. Sin embargo aún es elevado el número de personas son reacias a solicitar los servicios de este profesional sanitario, no se lo pueden permitir por falta de recursos, o no son conscientes de que lo necesitan.

Aunque depende de la situación de cada persona, al llegar a la tercera edad se suelen detectar con mayor frecuencia ciertos problemas psicológicos. Son muchos los casos de personas que comienzan con dichas alteraciones en la última etapa de su vida, normalmente asociadas a problemas de salud, como el padecimiento de demencia o alzhéimer. Sin embargo, el mayor porcentaje lo encontramos entre quienes se sitúan en la franja de edad de los 60 y 70 años. Las causas de la alta incidencia durante estos años se debe:

  • Depresión

    Depresión

    Se asocia la depresión a la vejez como algo normal, pero no debería ser así. Las causas más comunes por las que una persona mayor padece depresión son la pérdida de la pareja o seres queridos; el padecimiento de una enfermedad crónica o inesperada, o volverse dependiente; el sentimiento de “ya no soy útil” al llegar la jubilación; y la pérdida de capacidades físicas y mentales.

  • Ansiedad

    Ansiedad

    El diagnóstico de una enfermedad, encontrarse en una peor situación económica o la pérdida progresiva de capacidades pueden originar estados de ansiedad difíciles de controlar.

  • Baja autoestima

    Baja autoestima

    Para muchas personas el paso de la vida activa a la jubilación origina una pérdida de autoestima. A su vez el cambio de rol familiar, o pasar de ser cuidador a ser cuidado también pueden ser duros golpes para su autoestima.

  • Insomnio

    Insomnio

    El hecho de no tener que seguir un horario concreto, la toma de alguna medicación, o la propia ansiedad de la que se ha hablado también pueden ser causas de insomnio en los mayores.

  • Aislamiento

    Aislamiento

    Quien siente que no puede aportar nada a la sociedad tras la jubilación, quien ha vivido la pérdida de su pareja o su situación económica no es buena puede tender a aislarse de la sociedad, lo que a medio plazo puede originar problemas psicológicos derivados de esta soledad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD