PUBLICIDAD

Tercera edad
Alarmas para el hogar
Tanto un sistema de alarma para el hogar como uno de teleasistencia destinado a proteger la salud de las personas mayores son dos opciones que te darán tranquilidad en casa para disfrutar de la jubilación.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Sistemas de alarma para el hogar de una persona mayor

Sistemas de alarma para el hogar de una persona mayor

Los avanzados sistemas de alarmas detectan desde al entrada de un intruso o fuego, hasta la caída de una persona mayor.

El hogar es un espacio donde sentirse seguro y protegido. Por eso, hay que hacer todo lo posible por evitar cualquier incidencia provocada por extraños (robos, intromisiones, ataques…), por un problema del edificio o por un descuido propio, o incluso por posibles caídas, problemas médicos inesperados o accidentes caseros. Para tener más cerca este objetivo, los avances tecnológicos han hecho que el mercado ofrezca una gran variedad de sistemas de alarma, que cubren diferentes necesidades de cualquier persona, pero especialmente de los más mayores.

Te presentamos las alarmas más habituales, y te explicamos en qué casos están más indicadas cada una de ellas, cómo funcionan y cuál es su precio aproximado:

Alarma anti-allanamiento

En lo primero que se piensa al escuchar las palabras ‘alarma’ y ‘hogar’ es en las conocidas como ‘anti-allanamiento’, es decir, aquellas destinadas tanto a persuadir a los ladrones como a avisar a la policía de esta situación a la mayor brevedad posible.

En las alarmas para evitar robos ha habido una gran evolución tecnológica. Hace no tantos años, eran simples señales acústicas a un volumen muy elevado. Más adelante, estas alarmas estaban conectadas con la policía o con empresas privadas que se encargaban de gestionar el incidente; pero su problema era el gran número de falsos avisos que ocasionaba al hacer saltar los sensores de movimiento sin poder comprobar cuál era el problema o el motivo para esto.

Actualmente, existe un gran desarrollo tecnológico en el campo de la seguridad en el hogar. Los sistemas de vigilancia han ido ampliando sus prestaciones hasta poder añadir a los sensores de movimiento, los de calor. El uso de cámaras de vídeo de alta definición y con visión nocturna –que sólo se activan cuando el usuario las conecta, por lo que su privacidad no se invade–, control de todas las alarmas y visionado de cámaras desde el teléfono móvil… Además, si se cortase la corriente eléctrica, estos sistemas poseen una batería de larga duración que se utiliza sólo en caso de que se produzca un apagón.

  • ¿Cómo funcionan las alarmas anti-allanamiento? Aunque no es su principal labor, lo primero que hacen es disuadir; es más difícil robar una casa con alarma que una sin ella, ya que la pegatina que se instala en puertas y ventanas advirtiendo de la instalación de este sistema ayuda a alejar a malhechores. Si aun así el ladrón decide entrar, los sensores se activarán y las cámaras también. De esta manera, la empresa que controla el servicio verá qué está pasando en la casa, llamará por teléfono al cliente o mandará a un vigilante privado para comprobar la situación y actuar en consecuencia: si es una falsa alarma, asegurándose de ello y, si no lo es, llamando a la policía.
  • ¿Son útiles? Por supuesto, cualquier seguridad extra que se pueda tener en casa es adecuada. Con ellas no sólo se protege el dinero, las joyas y todos los elementos de valor de la casa, se consigue cuidar la salud. Se gana tranquilidad, salud mental y, si no entran en casa, los ladrones no tendrán oportunidad de actuar violentamente, pudiendo provocar lesiones o la muerte de los propietarios.
  • ¿Cuánto cuestan? Las alarmas más simples y sin conexión a ninguna empresa se encuentran a partir de 50 euros. Las más avanzadas, que son gestionadas externamente, tienen un coste elevado; su instalación supone un coste de entre unos 300 a 600 euros de media, a lo que hay que sumar la tarifa mensual, que suele ser de entre 30 a 50 euros.

Alarmas anti-incendios

Están destinadas a proteger desde los primeros indicios de fuego, puesto que detectan cantidades anómalas de humo (más del que produce el tabaco o un guiso) o fuentes de calor descontroladas.

  • ¿Cómo funciona las alarmas anti-incendios? Cuando los sensores de humos o calor se activan, empiezan a sonar. Esto alerta a todas las personas para que intenten apagar el conato de incendio o para que llamen a los bomberos. Otra alternativa es que active aspersores de agua en la zona donde se detectó el inicio del incendio, aunque este sistema es poco frecuente en los hogares.
  • ¿Son útiles? Sin ninguna duda, especialmente en aquellas casas en las que hay fumadores, que se cocine con gas o carbón, que tengan chimeneas, que usen velas, que haya braseros para calentarse en invierno, etcétera.
  • ¿Cuánto cuestan? Las alarmas con aviso sonoro se encuentran en el mercado a precios muy competitivos, con precios que van desde 20 euros. Aquellas que requieren la instalación de un sistema de aspersores, depende del tipo de obra que se deba realizar.

Detectores de gas

Avisan cuando la concentración de gases en la vivienda es superior a lo habitual y resulta peligroso para la salud de los inquilinos.

  • ¿Cómo funcionan los detectores de gas? Su funcionamiento es similar al de las alarmas anti-incendios. Cuando salta el sensor, el detector empezará a pitar para alertar del problema y que se puede tanto abrir las ventanas para airear la vivienda como tratar de encontrar la fuente del problema.
  • ¿Es útil? Desde luego. Muchas personas ponen estufas de gas en casa para calentarse en invierno, pero a veces tienen un problema de combustión y van llenando el espacio de gas que termina provocando la muerte por una intoxicación de monóxido de carbono sin que nadie se dé cuenta. Además, resultan más adecuados para personas con problemas respiratorios que tendrían más problemas para detectar escapes de gas.
  • ¿Cuánto cuestan? Su precio es similar al de las alarmas anti-incendios.

Alarma Hombre muerto

Además de estos tres sistemas de protección, existen algunos mucho más sofisticados. Utilizan las microondas o infrarrojos para controlar qué pasa en casa o incluso en las puertas y ventanas. El más llamativo y útil para las personas mayores es el detector de personas caídas, también llamado ‘de hombre muerto’.

Mediante un sistema inalámbrico, se detectan las ondas que produce un golpe contra el suelo. Así, la base que recibe las ondas manda un aviso para que o las emergencias públicas o alguna persona de la empresa proveedora del servicio acudan al domicilio. Es un sistema muy útil para aquellas personas con problemas cardiovasculares, con dificultades para desplazarse, con facilidad para caerse, etcétera.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Una
de cada cinco personas en el mundo tendrá 60 años o más en 2050
'Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD