PUBLICIDAD

Hygge, la felicidad de los placeres cotidianos

Dinamarca encabeza un año tras otro el ranking de países más felices del mundo. Su secreto se encuentra en una filosofía de vida que se ha convertido en tendencia, el hygge: el arte de disfrutar de los pequeños placeres de la vida.
Persona disfrutando de los placeres cotidianos

Un hogar acogedor constituye una fuente de hygge en sí mismo.

En el número de verano de 2011 de la revista anglosajona ‘Social Analysis: Journal of Cultural and Social Practice’, el antropólogo danés Jeppe Trolle Linnet hacía la primera referencia académica al concepto del Hygge en un artículo titulado ‘El dinero no puede comprar mi hygge: el consumo de la clase media danesa, el igualitarismo y la santidad del espacio interior’. Desde aquel 2011 el término, que podría traducirse como ‘intimidad’, aunque implica mucho más que eso, se ha expandido por el mundo como seña de identidad de la felicidad danesa. Hoy es tendencia a nivel global y los libros sobre el particular copan las listas de los más vendidos en las librerías occidentales. Pero, ¿qué es exactamente eso del hygge?

El hygge tiene más que ver con las experiencias y el ambiente que con los objetos en sí, es una filosofía de vida que valora los momentos, la compañía y la calidez del hogar

Ante todo, y aunque ahora fuera de las fronteras danesas pueda suponer un boom de consumismo para adaptar nuestras vidas a la filosofía, el hygge (se pronuncia hu-ga), como apunta Meik Wiking, director del Instituto de Investigación de la Felicidad (ubicado en Copenhague) y autor del bestsellerHygge, la felicidad de las pequeñas cosas’ (Libros Cúpula), tiene más que ver con las experiencias y el ambiente que con los objetos en sí. Es, al fin y al cabo, una filosofía de vida que cuesta definir, pero que se compone de momentos, de placeres en apariencia simples de los que disfrutamos sin sentirnos culpables, sin distracciones, olvidando las preocupaciones de la vida, en un ambiente cálido y acogedor, por regla general muy hogareño: una buena cena y su consiguiente conversación con las personas que queremos, un momento de lectura bajo la luz de las velas, una reunión con amigos en la que charlamos sin pretensiones mientras intentamos cambiar el mundo, un té tomado en silencio bajo una cálida y apacible manta… El hygge es, en definitiva, el arte de disfrutar de los pequeños placeres de la vida.

Como explica la escritora y periodista danesa Louisa Thomsen Brits, autora de ‘Hygge, el arte de disfrutar de las cosas sencillas(Ed. Zenith), no hay que ser nórdico o seguir su estilo de vida para aplicar el hygge en nuestro día a día, sino que basta con preguntarse en qué lugar nos sentimos seguros, qué compañía nos hace sentir bien o que actividades nos relajan, nos centran y nos permiten estar cómodos. No obstante, como explicaba la profesora de hygge Susanne Nilsson en una entrevista concedida a la BBC, la filosofía se aplica con más facilidad en Dinamarca porque sus duros inviernos, con temperaturas medias de 0º y apenas cuatro horas diarias de sol, hacen que la gente pase más tiempo en casa (solo y con seres queridos), convirtiendo el hogar en una fuente de hygge en sí mismo.

Dinamarca, el país más feliz del mundo

En 2016 Dinamarca lideró el ranking de los países más felices del mundo, una clasificación que ha encabezado en tres de las cuatro ocasiones en que ha sido publicada. Este hecho ha provocado que se suscite un gran interés para saber qué pasa en el país nórdico para que sus ciudadanos sean los más felices del mundo. Muchos factores intervienen en esa percepción de felicidad (estabilidad económica, un potente estado de bienestar, igualdad entre sexos…), pero lo más fácilmente exportable y lo más propio de los daneses, según los expertos, es su filosofía hygge, cuyo origen se encuentra en una palabra noruega que se podría traducir al castellano como ‘bienestar’.

El éxito del hygge, sin embargo, podría ser puesto en entredicho por las nuevas tecnologías y los cambios en la socialización que comportan. Así, los móviles han ganado espacio en las quedadas familiares y entre amigos y el placer de la lectura en silencio se ha cambiado entre los jóvenes por ver la televisión o una película en DVD, algo que para las generaciones más mayores no sería sino una versión light de lo que realmente implica el hygge. Sea como fuere, disfrutarlo o buscar esta fuente de felicidad está al alcance de tu mano. 

PUBLICIDAD