PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Donación de médula ósea
Donar médula ósea es un acto generoso y solidario, porque las células madre que contiene este tejido pueden salvar la vida de una persona. Te explicamos en qué consiste y qué requisitos deben cumplir los donantes.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Qué es la donación de médula ósea y quién puede ser donante

Donación de médula ósea

Solo un 30% de los pacientes encuentra un donante compatible entre sus familiares.

El trasplante de médula ósea es un tratamiento indicado para ciertas enfermedades oncológicas –especialmente la leucemia aguda, el linfoma y el mieloma– y, en algunos casos, la única posibilidad que tiene el paciente de curarse. Pero la médula ósea, que es una sustancia esponjosa que se encuentra en el interior de algunos huesos o parte de ellos, y que cuenta con una gran cantidad de células madre (progenitores hematopoyéticos) encargadas de producir los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas que necesitamos para vivir, no se puede fabricar, y hay que obtenerla de un individuo compatible con el enfermo.

La donación de médula ósea es un acto de solidaridad que puede salvar la vida de una persona, ya que para realizar el trasplante es necesario que donante y receptor sean compatibles HLA (Antígenos Leucocitarios humanos) –unas moléculas cuya función es reconocer lo propio y lo ajeno para asegurar la respuesta del sistema inmune y proteger al organismo contra los agentes infecciosos–, para prevenir una complicación conocida como enfermedad del injerto contra huésped, y solo en aproximadamente un 30% de los pacientes se encuentra un donante compatible entre sus familiares cercanos.

A pesar de que existen millones de personas inscritas como donantes solo se encuentra compatibilidad con el enfermo en uno de cada cien mil como media

De hecho, a pesar de que existen millones de personas inscritas como donantes en bases de datos internacionales, no siempre aparece un individuo compatible con el enfermo porque, como explica el Dr. José Luis Vicario, responsable de Histocompatibilidad del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid, “el sistema de compatibilidad HLA es un sistema muy polimórfico que se ha ido adaptando para defendernos de los distintos gérmenes, que también varían”, y añade que “se encuentra compatibilidad en uno de cada cien mil como media”.

Requisitos para ser donante de médula ósea

Antes de inscribirte como donante de médula ósea en el Centro de Transfusión, o en alguno de los hospitales donde se puede realizar este trámite, es muy importante que te informes adecuadamente para comprobar que cumples los requisitos necesarios y, sobre todo, tomar una decisión responsable.

Doctor rellenando la ficha médica de donante
Tener entre 18 y 40 años, disfrutar de buena salud y no haber padecido hepatitis, son algunos de los requisitos para ser donante de médula ósea.

En España, las condiciones que tiene que reunir una persona para poder registrarse como donante de progenitores hematopoyéticos de médula ósea son:

  • Tener entre 18 y 40 años de edad (el límite de 40 años se establece para registrarse, y las personas que ya estén inscritas pueden donar hasta los 60 años).
  • Disfrutar de una buena salud.
  • No haber padecido infecciones originadas por los virus de las hepatitis B o C, el  VIH (Sida), o cualquier otro patógeno que pudiera ser contagioso, ni tener factores de riesgo que faciliten la transmisión de este tipo de infecciones como ser pareja de alguien que las tenga, o mantener relaciones sexuales múltiples sin protección.
  • No sufrir enfermedades circulatorias, renales, hepáticas, pulmonares ni hematológicas, que podrían potenciar el riesgo de que se presentasen complicaciones durante la donación.
  • No padecer diabetes mellitus insulinodependiente, ni hipertensión no controlada.
  • No tener recuentos de plaquetas inferiores a 120.000 ml.
  • La obesidad mórbida, las malformaciones en el cuello o la columna vertebral, o la alergia a los anestésicos también constituyen contraindicaciones para donar médula ósea, pero no sangre periférica, por lo que las personas con alguno de estos problemas deben consultar con el médico antes de registrarse como donantes.

El Dr. Vicario aclara que se ha establecido la limitación a 40 años en la edad a la que una persona se puede inscribir como donante (antes era hasta los 55) porque “se ha demostrado que los trasplantes de médula provenientes de donantes más jóvenes tienen un mejor pronóstico, y también porque al ser más jóvenes pueden permanecer durante más tiempo activos en el Registro Español de Donantes de Médula Ósea”.

Este experto recuerda que “el tiempo medio desde que te registras para ser donante hasta que te llaman para donar de manera efectiva al resultar compatible con una persona necesitada de trasplante es de 8 a diez años”.

Actualizado: 19 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD