Zapatos de plataforma, ¿es seguro su uso?

Los zapatos con plataforma están de moda, pero los podólogos advierten que este tipo de calzado puede causar problemas de salud, como caídas y dolor de pies o espalda y es perjudicial para el desarrollo de niños y adolescentes.
Chica con zapatos con plataforma

Actualizado: 26 de junio de 2020

Los pies son el soporte de todo el cuerpo y el calzado es la cimentación sobre la que se sostiene. Es por esto que elegir unos buenos zapatos es importantísimo para la salud, especialmente en el caso de niños y adolescentes, que todavía no están completamente desarrollados. Una moda que no suele faltar en los armarios de los más jóvenes son las zapatillas de plataforma, pero ¿es realmente seguro su uso?

Puede parecer cuestión de gusto o de tendencias, pero lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar un calzado es la actividad a la que lo vamos a destinar. Así nos lo ha explicado Elena Carrascosa, vocal de la Comisión de Comunicación del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos y presidenta del Colegio de Castilla-La Mancha, que también añade que no es lo mismo adquirir unos zapatos para pasear un rato, para practicar deporte, para el día a día, o para largos trayectos.

Zapatos de plataforma

Zapatillas de plataforma: un riesgo para los más jóvenes

Las zapatillas de plataforma a las que nos referimos no son nuevas, y aunque las plataformas eran más comunes en zapatos de tacón, ahora también pueden encontrarse en zapatillas deportivas, lo que amplia mucho más su uso, especialmente en jóvenes y preadolescentes. “Existen diferentes campañas de marketing y su uso por parte de los llamados influencers han hecho que se conviertan en tendencia, haciendo que esta moda llegue a una población muy joven y habituada al uso de las redes sociales”, explica Carrascosa.

Las zapatillas con plataforma son especialmente perjudiciales para los preadolescentes, por no tener totalmente desarrollada la estructura ósea

“Los profesionales de la podología estamos convencidos de que este tipo de calzado no es el más recomendable para los pies de los preadolescentes. El pie de un niño de 12 o 14 años no ha terminado la osificación; por tanto, todavía no está totalmente conformada la estructura ósea, ni tampoco los ligamentos y los músculos de esta zona”.

Problemas de salud asociados al uso de zapatos de plataforma

Los zapatos con plataforma suelen tener entre 7 y 10 cm de suela, una altura que puede generar una inestabilidad peligrosa en el tobillo y que, según ha explicado Elena Carrascosa a Webconsultas, también provoca un desequilibrio biomecánico. Todo ello puede desencadenar los siguientes problemas de salud:

  • Zapatillas de plataforma: cansancio

    Cansancio

    Pues no se puede andar con normalidad y en muchas ocasiones las plataformas añaden peso al calzado, por lo que se debe levantar más el pie en cada paso.

  • Zapatillas de plataforma: caídas

    Caídas

    La inestabilidad de este tipo de zapatos puede provocar caídas como consecuencia de una torcedura de tobillo o de tropiezos con objetos.

  • Zapatillas de plataforma: esguince

    Esguinces y tendinitis

    Esas torceduras de las que hablábamos en el punto anterior pueden generar un esguince de los ligamentos, que puede hacer que necesitemos muletas por un tiempo.

  • Zapatillas de plataforma: fracturas

    Fracturas óseas por estrés

    La reiteración en las fuerzas y los microtraumatismos pueden derivar en una rotura por estrés del hueso; además, si la torsión o la caída es muy fuerte puede causar una rotura ósea del tobillo, de algún hueso de las piernas, e incluso de los brazos o manos, al apoyarlos contra el suelo para amortiguar el golpe.

  • Zapatillas de plataforma: dolor de pies

    Dolor en los pies

    Es una de las principales características de este tipo de calzado, pues no permite hacer el movimiento natural de la pisada, lo que carga los músculos, que acaban doliendo.

  • Zapatillas de plataforma: dolor de espalda

    Dolor en la espalda

    No tener una buena pisada, levantar los pies más de lo normal, el exceso de peso de los zapatos, o la adopción de posturas para reducir el riesgo de caerse pueden repercutir en dolores severos de espalda.

Recomendaciones para elegir el calzado más adecuado

No obstante, las plataformas pueden llegar a ser tan dañinas como los zapatos extremadamente planos. Es el caso de, por ejemplo, las manoletinas o las sandalias de suelas de menos de 3 cm, que según Carrascosa aumentan el riesgo de problemas en las rodillas, cadera y espalda, además de añadir tensión del tendón de Aquiles, lo que puede provocar dolor e incluso una lesión.

Los zapatos deben tener una sueña de entre 3 y 4 cm y estar fabricados con un material ni muy rígido ni muy blando, que además sea transpirable

Los podólogos, que son los que están cualificados para recomendar el tipo de calzado más adecuado en cada caso, aconsejan tener en cuenta lo siguiente:

Zapatos de plataforma
  • Suela de entre 3 y 4 cm de grosor y con buena amortiguación.
  • No tienen que ser ni muy rígidos ni muy blandos.
  • Material transpirable, como la piel o el cuero, evitando plásticos o materiales sintéticos.
  • Las sandalias propias del verano tienen que sujetar la parte del empeine y el tobillo, sin ser demasiado planas, y es recomendable que tengan algo más de suela por la parte posterior.
  • Utilizar chanclas u otro calzado que no esté atado aumenta el riesgo de dedos en garra e incrementa el trabajo muscular y los dolores.
  • Evitar las punteras en pico, pues pueden acabar provocando juanetes, dedos en martillo, callos en dedos o talones, e incluso alteraciones en las uñas.
  • No usar zapatos de segunda mano, por ejemplo heredados de primos o hermanos, porque la pisada de cada persona es diferente y puede causar deformaciones que perjudican la osificación del pie en desarrollo.
  • Renovar el calzado cada temporada para no viciarlo.
  • Ante cualquier problema o duda lo mejor es acudir a un podólogo.

Creado: 23 de junio de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD