Duchas frías: ¿son buenas para la salud?

Se cree que las duchas frías aportan energía, mejoran la circulación y la recuperación muscular, pero ¿son realmente beneficiosas? ¿En qué casos se desaconsejan? Descubre todos los efectos de las duchas de agua fría.
Duchas frías

Actualizado: 15 de octubre de 2021

Es uno de los rituales de la hidroterapia de balnearios, una buena ducha de agua fría, que incluso ha sido adoptada por multitud de deportistas –profesionales y aficionados– y es que, aunque hay que reconocer que es algo desagradable, promete aportar energía, mejorar la circulación e incluso mejorar el sistema inmune. Pero ¿son tan buenas las duchas frías como parecen? ¿Qué dice la ciencia sobre sus efectos? ¿Cuándo deberían evitarse? Nos mojamos en las respuestas…

Mujer en un balneario

Las duchas frías no son nuevas, ya desde la antigüedad se usaban como remedio para numerosas enfermedades, son fases incluidas en un buen spa, e incluso en algunas regiones son muy comunes entre su población, como es el caso de los países nórdicos, donde es común sumergirse en agujeros de lagos congelados.

Ducharse con agua fría durante unos 15 o 30 segundos podría aportarte energía, mejorar tu circulación, activar tu sistema inmune e incluso reducir el riesgo de depresión

Son muchos los que defienden los beneficios de pasar unos segundos dentro de una bañera o debajo de la alcachofa de la ducha con agua bien fresquita, porque las inmersiones de agua fría no requieren de tiempos muy largos, sino que bastaría con unos 15 o 30 segundos heladores a 15ºC para sentirse como nuevo, o al menos eso dicen quienes lo incluyen en su rutina de aseo.

5 beneficios de las duchas frías según la ciencia

Montserrat Fernández Guarino, dermatóloga del Hospital Universitario Ramón y Cajal, nos ha explicado que “se diría que las duchas frías son buenas en el caso de que haya una congestión vascular, por ejemplo, en el caso de las piernas hinchadas o piernas cargadas, por la vasoconstricción que produce, ya que hace que disminuya esa sensación de pesadez”.

Pero esta solo es la punta del iceberg, pues la ciencia ha analizado muchos otros efectos de las duchas de agua fría para la salud, estos son algunos de los beneficios que se le atribuyen científicamente:

  • La ducha fría puede mejorar la circulación

    Mejora la circulación

    Es uno de los más conocidos. Muchas personas lo hacen para disminuir la sensación de piernas cansadas. La Dra. Fernández Guarino nos lo cuenta “lo recomendamos sobre todo cuando queremos desinflamar la piel cuando hay una hinchazón o una zona enrojecida, esto produce un aumento de la temperatura y un aumento de la vascularización, que cuando se produce el contacto con el frío tiende a disminuir y a vasoconstreñir los vasos y permite disminuir la inflamación”.

    Una investigación, dada a conocer en el International Journal of Sports Medicine, demostró que la inmersión en agua fría (10ºC) durante 15 minutos tras la práctica de actividad física mejora la circulación. Esto se debe a que ante el frío se reduce el movimiento de la sangre sobre la piel, y el organismo para contrarrestarlo aumenta el flujo sanguíneo.

  • Ducha fría para mejorar el estrés

    Causa estrés beneficioso y mejora la cognición

    El agua fría sobre los receptores de la piel más superficiales activan numerosas señales nerviosas que pretenden alertar al cerebro sobre el cambio de temperatura, generando dopamina y noradrenalina, hormonas del estrés. Estas sustancias químicas naturales provocan una activación física y mental similar a la toma de varios cafés. Darte una ducha caliente y terminar con un poco de agua fría podría ser una buena manera de empezar el día.

    Otro de los beneficios encontrados del agua fría fue que aplicado en la cara y el cuello cambiaba los marcadores electroencefalográficos de personas mayores, lo que podría ayudar a mejorar la función cognitiva en este grupo. Así lo reveló un ensayo clínico de la Universidad Médica de Hannover (Alemania).

  • La ducha fría mejora el sistema inmunitario

    Mejora el sistema inmunitario 

    Un estudio, publicado en la revista PLOS ONE, encontró que darse una ducha fría o dedicarle al menos 30 segundos podría mejorar el sistema inmune, concretamente los que siguieron este hábito redujeron un 29% su absentismo laboral por enfermedades. Además, hubo otros participantes del estudio que tomaron estas duchas durante 60 y 90 segundos y que tuvieron los mismos resultados, lo que demuestra que no hace falta mortificarse y con 30 segundos sería suficiente.

    Otra investigación, dada a conocer en el European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology, analizó cómo interfería la inmersión en agua fría (14ºC) durante una hora. Los resultados indicaron que hacerlo tres veces a la semana aumentaba la tasa metabólica debido a los escalofríos producidos por el frío, y las concentraciones sanguíneas elevadas de catecolaminas activaron levemente el sistema inmunológico.

  • La ducha fría reduce los síntomas de la depresión

    Reduce los síntomas de la depresión

    Se sabe que la exposición al frío activa el sistema nervioso simpático y aumenta el nivel sanguíneo de beta-endorfina y noradrenalina y también aumenta la liberación sináptica de noradrenalina en el cerebro. Todo esto podría ayudar a reducir los síntomas de la depresión.

    “Debido a la alta densidad de receptores de frío en la piel, se espera que una ducha fría envíe una cantidad abrumadora de impulsos eléctricos desde las terminaciones nerviosas periféricas al cerebro, lo que podría resultar en un efecto antidepresivo”, explica Nikolai A. Shevchuk, autor del estudio que ha dado con esta asociación.

  • la ducha fría puede ayudar a adelgazar

    ¿Podría ayudar a adelgazar?

    Existe una investigación, publicada en el European Journal of Applied Physiology, que ha descubierto que una ducha con agua a 14ºC durante una hora redujo la temperatura rectal y aumentó la tasa metabólica en un 350%, la frecuencia cardíaca y la presión arterial sistólica y diastólica en un 5%, 7% y 8%, respectivamente. Además, se reafirmó sus efectos cerebrales, pues las concentraciones plasmáticas de noradrenalina y dopamina aumentaron en un 530% y en un 250%.

    Ese aumento del 350% de la tasa metabólica podría ayudar a quemar la llamada grasa parda, que se gasta para regular la temperatura corporal. Sin embargo, todavía no se han realizado trabajos científicos que lo afirmen o lo desmientan, por lo que no se recomienda darse duchas frías con el fin de adelgazar.

Riesgos de ducharse con agua fría

Sin embargo, también existen riesgos derivados de las duchas con agua a bajas temperaturas. Y es que, no hay que olvidar que al igual que el calor, el frío expuesto en la piel puede llegar a quemarla. “El frío extremo puede producir una quemadura por frío en la piel. Llega un momento que la vascularización disminuye tanto que el tejido se muere. También los sabañones son una respuesta cuando el frío es muy extremo”, expone la Dra. Montserrat Fernández.

Riesgos de la ducha fría

Por tanto, hay que tener cuidado con abusar de las duchas frías y hacerlo siempre de manera segura. La dermatóloga nos recuerda que hay algunas enfermedades que empeoran cuando se está expuesto al frío, como puede ser pacientes con vasculitis por enfermedades del tejido conectivo, por ejemplo, lupus.

“El frío extremo puede producir una quemadura por frío en la piel. Llega un momento que la vascularización disminuye tanto que el tejido se muere”

También Montserrat nos explica que hay algunas enfermedades infrecuentes, como son las crioglobulinas, que se llaman crioglobulinemia, que pueden sufrir alteraciones con el frío, y desencadenarse fenómenos de inflamación y de fiebre.

Tampoco viene bien el frío en los pacientes que tienen enfermedades arteriales si tienen disminución de la vascularización, por ejemplo, los grandes fumadores, los pacientes diabéticos mal controlados o de mucho tiempo de evolución, no les viene bien comprometer los vasos sanguíneos constriñéndolos y disminuyendo el riego con el frío.

Creado: 13 de octubre de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD