PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

Un programa de ejercicio en el agua facilita el parto

Un nuevo programa de ejercicio físico en el agua para mujeres embarazadas contribuye a prevenir el sobrepeso y la diabetes gestacional y favorece el trabajo de parto, reduciendo el riesgo de cesárea.
Mujer embarazada haciendo ejercicio en la piscina

El ejercicio en el agua favorece, entre otras cosas, el trabajo de parto.

02 de Junio de 2014

Un programa de ejercicio físico en el agua para mujeres embarazadas que han diseñado investigadores de la Universidad de Granada (UGR), contribuye a prevenir el sobrepeso y la diabetes gestacional, y además favorece el trabajo de parto, reduciendo el riesgo de cesárea.

Esta nueva tabla de ejercicios ha sido probada en la piscina cubierta de la Facultad de Ciencias del Deporte de la UGR, a la que actualmente acuden más de 100 mujeres embarazadas para trabajar los músculos, tendones y ligamentos involucrados en la gestación y el parto, dirigidas por expertos.

Las mujeres –que asisten a sesiones de más de una hora tres veces a la semana– realizan también una actividad física de tipo cardiovascular, que consiste en practicar la natación con el objetivo de mejorar su estado de forma física mientras aprenden las técnicas de los estilos de natación.

Las embarazadas que realizan el programa de ejercicio en el agua mejoran su forma física y su calidad de sueño, previenen el sobrepeso, y están más motivadas

Mª José Aguilar Cordero, catedrática de la UGR y una de las autoras de este programa de ejercicio –que cumple con la normativa sobre ejercicio físico en el embarazo establecida por el Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras y el Colegio Americano de Medicina Deportiva–, ha explicado que las mujeres que realizan el programa afirman que se encuentran mejor y que su calidad de sueño también ha mejorado.

Esta experta ha señalado que la actividad física en el agua también aporta bienestar psicológico a estas mujeres, que ahora están más motivadas para continuar haciendo ejercicio y para amamantar a sus futuros bebés durante más de seis meses. Además, han ganado menos peso, están más ágiles, y se cansan menos al realizar sus actividades cotidianas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD