Granja escuela para niños
Los niños son como pequeñas esponjas. Se sorprenden y maravillan por todo lo nuevo y aprenden de cada experiencia. La granja escuela les ofrece una oportunidad única para descubrir por sí mismos el medio natural.

Actividades, coste y duración de una visita la granja escuela

Niña en el huerto de la granja escuela
El trabajo en el huerto aborda la siembra y recolección de alimentos, o la plantación de árboles, entre otras actividades.

Actualizado: 22 de abril de 2022

Las granjas escuela disponen de una amplia variedad de actividades perfectamente planificadas y organizadas que pueden ir variando en función de la época del año en la que nos encontremos. Esto es importante porque este tipo de experiencias tienen una finalidad educativa, además de lúdica. Así, los más pequeños también pueden observar de primera mano cuáles son los cambios que se producen, tanto en el campo o en los animales, como en los hábitos y costumbres del medio rural, en cada estación.

PUBLICIDAD

Aunque las salidas a la granja escuela suelen llevarse a cabo a partir del mes de marzo, momento perfecto para realizar actividades propias de la granja y del campo como son los cuidados y la alimentación de los animales (cabras, ovejas, caballos, cerdos, conejos, gallinas, faisanes...); el trabajo en el huerto, que aborda la siembra de diferentes productos en función de la época y la recolección de alimentos; o la plantación de árboles, entre otras. Muchas pueden ofrecer también actividades como el esquilado y el ordeño, el reciclaje de residuos, o el abono de los campos. Hay centros que aprovechan incluso para organizar actividades relacionadas con la vendimia durante el mes de octubre. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de los talleres: desde talleres de cocina o manualidades, hasta talleres de cestería, costura, o telares.

PUBLICIDAD

En general, las escuelas y colegios cuentan con recursos educativos previos para enseñar en el aula las actividades que se realizan en las granjas. Esos mismos recursos también son de gran utilidad después de la visita a la granja para recordar la experiencia y reforzar los conocimientos adquiridos. Muchas granjas preparan un completo material, basado sobre todo en cuentos, vídeos y actividades, y lo ponen a disposión de los centros educativos que les visitan o que les van a visitar.

Por el tipo de actividades realizadas en una granja escuela lo más recomendable es que los niños vistan cómodos. Lo mejor es evitar vaqueros, vestidos, o ropa que les impida el libre movimiento, y optar por un chándal y unas zapatillas. Después, en función de la época del año y de la situación meteorológica del momento, será recomendable tener en cuenta otros complementos como botas, si creemos que va a llover, gorra, si hace mucho sol y calor y, por supuesto, mejor si portan una muda extra en la mochila por lo que pueda ocurrir. Imprescindible también una botella de agua o cantimplora.

Niños alimentan a un conejo en la granja escuela
Los niños pequeños disfrutan mucho cuidando a los animales de la granja escuela.

Coste y duración de una visita a la granja escuela

En cuanto al precio de las visitas a la granja escuela y su duración, debemos tener en cuenta que dependerán de las actividades que los niños realicen en ella, y de si se trata de una granja escuela pública o una privada. Las primeras siempre tendrán un coste inferior y suelen ofrecer los mismos recursos que las privadas, pero la demanda suele ser mayor, por lo que su disponibilidad queda reducida.

PUBLICIDAD

Sobre la duración de la visita, hay que tener en cuenta que no todos los niños aceptan igual la separación de sus padres, y menos tratándose de pequeños de dos a seis años. Hay visitas a la granja escuela que duran un día completo. Normalmente son salidas organizadas desde los centros escolares durante la etapa de Educación Infantil, pero también podemos acudir en familia, de forma que todos disfrutemos de la experiencia de ocio y aprendizaje.

Algunas granjas ofrecen la opción de pasar varios días en sus intalaciones. Para ello cuentan con paquetes perfectamente organizados que incluyen, además de las actividades, el alojamiento y la alimentación de los niños durante un período que se extiende, por lo general, de dos a quince días.

PUBLICIDAD

Respecto al coste, como ya hemos dicho, dependerá de si se trata fundamentalmente de un centro público o privado, así como de los servicios y las actividades ofertadas, pero también de la duración: cuantos más días dure la visita más elevado será el coste. El precio medio, en el caso de las granjas privadas, oscila entre los 25 y 40 € por niño en visitas de una jornada (incluyendo servicio de comedor), y los 70 y los 300 € en visitas con estancias de varios días.

Internet puede servirnos como gran ayuda para encontrar opiniones sobre la granja escuela a la que vayan a ir nuestros hijos, o a la que vayamos a ir en familia, así como información detallada sobre todo lo que ofrecen, cómo funcionan, cuáles son sus precios y su calendario de actividades, o cuáles son sus principios y valores. Muchas granjas disponen de webs muy prácticas en las que, además de dicha información, ofrecen vídeos e imágenes del centro.

Creado: 13 de octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD