Ayudar a las madres con depresión mejoraría el ocio con sus hijos

Las madres con ansiedad o depresión que tienen apoyo para mejorar su salud mental participan más con sus hijos en juegos que les ayudan a mejorar sus habilidad emocionales y reducir futuros problemas de conducta.
Escrito por: Natalia Castejón

07/05/2021

La depresión materna afecta a los hijos

Prestar ayuda a las madres con depresión o ansiedad podría tener efectos beneficiosos en su descendencia, ya que este apoyo influye en su capacidad para participar en formas de juego consideradas como protectoras para con sus hijos, como juegos de simulación o fantasía, una mejora que a su vez reduce el riesgo de problemas de conducta dos años después en la descendencia, ya que este tipo de juegos ayuda a los niños desarrollar sus habilidades sociales. Así lo ha demostrado un estudio de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

La investigación, que se ha dado a conocer en la revista BMC Psychology, ha revelado que las madres con un nivel mínimo de ansiedad eran más propensas a participar en juegos de simulación con sus hijos, algo que ocurría de manera similar a las que tenían niveles moderados de ansiedad o depresión. Por otro lado, las que tenían una buena salud mental pasaron cerca de un 10% más de tiempo jugando con sus hijos a juegos fantasía.

Las madres con menos niveles de depresión y ansiedad jugaban más a juegos de simulación con sus hijos, que les ayudaban a desarrollar mejor sus capacidades

Estos datos han sido obtenidos gracias a 3.600 clips de cinco segundos que fueron grabados a 60 parejas de madres e hijos entre 24 y 36 meses mientras jugaban. La investigación se centró principalmente en los juegos de simulación, pues se considera que este tipo de ocio ayuda a los más pequeños a mejorar sus habilidades emocionales y sociales esenciales.

“Los padres suelen ser los primeros compañeros de juego de sus hijos, por lo que cumplen un papel esencial, a través del juego de simulación, para ayudar a los niños a aprender habilidades como comunicarse, controlar sus emociones y cooperar con los demás. Las asociaciones que encontramos muestran que el apoyo a las familias afectadas por problemas de salud mental también puede mejorar el acceso de los niños a esta importante forma de juego”, ha explicado el Dr. Zhen Rao, uno de los autores del estudio.

Los juegos infantiles influyen en el comportamiento futuro

Los investigadores consideran que si este desarrollo en las habilidades sociales y emocionales no se lleva a cabo correcta y completamente los niños tienen más riesgo de tener dificultades en hacer amigos o integrarse en los colegios. Todo ello puede acabar impactando en el comportamiento de la descendencia.

Los resultados también indicaron que los niños participan en más juegos de fantasía si su madre tiene menos depresión o ansiedad. En datos generales, el juego de simulación infantil se redujo un 1% por cada unidad de aumento en la medición del 0 al 21 en la ansiedad materna, y de manera similar, en un 1% por cada unidad de aumento en la depresión materna, que se estableció en un rango del 0 al 27. Los niños que tenían madres con ansiedad moderada participaban en juegos imaginativos de simulación durante un tiempo inferior al 10% que los nacidos de mujeres sin problemas de ansiedad.

Con la pandemia de COVID-19 está aumentando los niveles de ansiedad y depresión en los padres, por lo que es fundamental apoyarles para mejorar su salud mental

Paul Ramchandani, otro de los investigadores ha hecho hincapié en que con la pandemia de COVID-19 está aumentando los niveles de ansiedad y depresión en los progenitores, por lo que cree fundamental que se tomen las medidas pertinentes y tengan un apoyo adecuado para mejorar su salud mental, que podría ayudar a corto plazo a las madres y a largo plazo a sus hijos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD