El ejercicio aeróbico protege la memoria de los mayores con alzhéimer

Realizar ejercicio aeróbico regularmente, como pedalear en una bicicleta estática varias veces a la semana, puede ayudar a retrasar la pérdida de memoria en las personas mayores con alzhéimer de leve a moderado.
Escrito por: Natalia Castejón

05/03/2021

Ejercicio aeróbico para el alzhéimer

La pérdida de memoria es la característica más significativa del alzhéimer, que hace que la persona vaya perdiendo la capacidad de recordar o pensar en cosas, e incluso reconocer a familiares o amigos. Un estudio piloto de la Universidad de Arizona (EE.UU.) ha descubierto que los pacientes mayores con alzhéimer de leve a moderado pueden ayudar a retrasar la pérdida de memoria si hacen ejercicio aeróbico, como pedalear en una bicicleta estática, unas tres veces a la semana.

“Nuestro hallazgo principal indica que una intervención de ejercicio aeróbico de seis meses redujo significativamente el deterioro cognitivo en comparación con el curso natural de los cambios para la demencia de Alzheimer”, ha explicado Fang Yu, directora del estudio, que se ha publicado en Journal of Alzheimer's Disease.

Hacer bicicleta estática tres veces a la semana durante entre 20 y 50 minutos podría retrasar el deterioro de la memoria en personas con alzhéimer

En la investigación que ha llegado a esta conclusión se analizó a 96 personas con alzhéimer y 77 años de media; una parte de ellos hizo ejercicio en bicicleta estática a intensidad moderada entre 20 y 50 minutos tres veces a la semana, y el resto realizó ejercicios de estiramientos y movilidad. Los investigadores sacaron conclusiones seis meses después, tras estudiar el estado de cognición de los participantes.

El ejercicio aeróbico y los estiramientos beneficiaron la memoria

Los resultados mostraron que ambos grupos tenían puntuaciones más bajas en la progresión del alzhéimer que las que se esperaban de acuerdo a la progresión de esta demencia, por lo que ambas actividades parecen ser beneficiosas para frenar el avance de la enfermedad, especialmente en el caso de la pérdida de memoria.

No obstante, la autora principal ha destacado que no fueron capaces de encontrar un efecto superior del ejercicio aeróbico frente a los estiramientos, y lo atribuyen a que el estudio es una prueba piloto. “No tenemos el poder estadístico para detectar diferencias entre los grupos, hubo un efecto de interacción social sustancial en el grupo de estiramiento, y muchos participantes de estiramiento hicieron ejercicio aeróbico por sí mismos”.

Por todo ello, los investigadores de este trabajo creen que se deben llevar a cabo más estudios al respecto, con el fin de corroborar sus hallazgos y poder conocer más sobre cómo frenar el progreso de la demencia en las personas con alzhéimer, una enfermedad que carece de un tratamiento curativo a día de hoy.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD