PUBLICIDAD

Hacer ejercicio en el embarazo puede reducir la duración del parto

La práctica de ejercicio físico aeróbico durante el embarazo puede contribuir a reducir la duración del trabajo de parto, e incluso hacer menos necesario el uso de anestesia epidural, según un estudio.
Escrito por: Eva Salabert

22/03/2018

Mujer embarazada realizando ejercicio aeróbico con su hija pequeña

La primera fase del parto era más breve en las mujeres que realizaron ejercicio durante el embarazo.

Una investigación de la Universidad Politécnica de Madrid, en la que han participado 508 mujeres sanas con un embarazo normal, ha revelado que realizar un programa de ejercicios aeróbicos de intensidad moderada y con una frecuencia de tres veces por semana en la gestación, no solo reduce la duración del parto, sino también las probabilidades de que sea necesario utilizar la anestesia epidural.

Las participantes fueron divididas en dos grupos cuando se encontraban entre las semanas 9 y 11 de embarazo; uno de ellos estaba formado por 255 mujeres que realizarían una rutina de ejercicio aeróbico supervisado con la periodicidad indicada, mientras que las otras 253 embarazadas constituyeron un grupo de control que no practicaría ejercicio.

Las embarazadas que no practicaron ejercicio dieron a luz bebés más grandes

Para realizar el estudio, sus autores tuvieron en cuenta diferentes aspectos como la duración de cada una de las fases del parto, el peso que ganaron las mujeres durante la gestación, el peso del bebé al nacer, y si se empleó o no la anestesia epidural.

Hacer ejercicio aeróbico mejoró el proceso de parto

Los investigadores comprobaron que la primera fase del parto era más breve en las mujeres que realizaron ejercicio durante el embarazo, y también era menor el tiempo total de las dos primeras fases unidas, lo que reducía la duración total del proceso. Además, observaron que tenían menos probabilidades de necesitar analgesia, y que las participantes que no practicaron ejercicio dieron a luz bebés más grandes.

Los resultados del trabajo se suman a los de otros estudios, que han mostrado que las embarazadas que practican ejercicio tienen menos riesgo de sufrir complicaciones como hipertensión gestacional, sobrepeso o macrosomía fetal, o de que su parto sea por cesárea, entre otros beneficios. Sin embargo, es importante recordar que se debe consultar al médico qué tipo de actividad física es más conveniente para cada mujer durante la gestación, para prevenir problemas de salud tanto para ella, como para el feto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD