PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

Hacer pesas mantiene a raya la grasa abdominal

Realizar un entrenamiento diario con pesas durante 20 minutos se asocia a un menor incremento de la grasa abdominal relacionada con la edad, según revela un estudio de la ‘Escuela de Salud Pública de Harvard’.
Hombres haciendo pesas

Hacer pesas previene el aumento de grasa abdominal asociado a la edad

23 de Diciembre de 2014

Realizar un entrenamiento diario con pesas durante 20 minutos se asocia a un menor incremento de la grasa abdominal relacionada con la edad, en comparación con practicar durante el mismo tiempo una actividad de tipo aeróbico, según revela un estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Estados Unidos.

Los autores del trabajo evaluaron el perímetro de la cintura, el peso corporal y el tipo de actividad física que realizaban 10.500 varones sanos de 40 años o más que participaron en el Health Professionals Follow up Study entre los años 1996 y 2008, y que representaban una muestra variada de la población, con un amplio rango de índice de masa corporal (IMC).

Los hombres que pasaban 20 minutos diarios entrenando con pesas presentaban un menor aumento de grasa abdominal que los que empleaban este tiempo en realizar actividades aeróbicas moderadas

En la investigación, cuyas conclusiones se han publicado en Obesity, se llevó a cabo una comparación de las modificaciones de los niveles de actividad de estos voluntarios durante un periodo de 12 años, y se observó que los hombres que incrementaron el tiempo que pasaban entrenando con pesas a 20 minutos diarios presentaban un menor aumento de grasa abdominal que aquellos que empleaban este tiempo en realizar actividades aeróbicas moderadas como hacer trabajos de jardinería o subir escaleras.

Los investigadores también comprobaron que el entrenamiento con pesas combinado con ejercicio aeróbico era lo que ofrecía mejores resultados en cuanto a control del peso y mejor distribución de la grasa corporal, mientras que los participantes cuyo estilo de vida se volvió más sedentario y se dedicaron a actividades como ver la televisión sufrieron un mayor aumento de cintura.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD