PUBLICIDAD

Hacer yoga mejora los síntomas físicos y psicológicos de la artritis

Las personas con artritis reumatoide activa podrían ver reducida la gravedad de sus síntomas físicos, como la inflamación, y psicológicos, como la depresión, con ayuda de la práctica regular e intensiva de yoga.
Escrito por: Natalia Castejón

11/02/2019

Yoga para mejorar la artritis

La artritis reumatoide es una enfermedad que condiciona la vida de quien la padece, pues la inflamación que provoca en las articulaciones puede conllevar una discapacidad física además de una comorbilidad psiquiátrica. Un reciente estudio ha encontrado que esos síntomas físicos y psicológicos podrían mejorar con la práctica habitual de yoga.

La investigación, publicada en la revista Restorative Neurology and Neuroscience, fue llevada a cabo por un equipo del All India Institute of Medical Sciences (AIIMS) (en Nueva Delhi, India), y contó con la participación de 72 pacientes con artritis reumatoide activa, que fueron divididos en dos grupos; uno que practicó unas dos horas de yoga cinco días a la semana y durante ocho semanas, y otro que no tuvo ningún plan de ejercicio.

La conexión que se crea entre la mente y el cuerpo durante la práctica del yoga podría ser el motivo por el que mejoran los síntomas de la artritis

Todos los pacientes que participaron en el estudio siguieron tomando las terapias farmacológicas de rutina (FAME) para controlar la enfermedad, por lo que la única diferencia entre ambos era la práctica de yoga. Para analizar los efectos del este ejercicio milenario, los autores tomaron muestras de sangre antes y después del estudio y hicieron que los participantes rellenasen unos cuestionarios sobre cómo evaluaban diversos parámetros de su salud.

El yoga ayuda a mejorar el bienestar emocional de los pacientes

Los resultados de ambas pruebas dejaron ver que se mejoraron los biomarcadores sistémicos de inflamación y neuroplasticidad, la integridad de la salud celular y el sistema inmunológico, y que se redujeron los síntomas de la depresión y del grado de discapacidad. Al parecer, según explican, esto podría deberse a que este tipo de ejercicio se enfoca en conectar la mente con el cuerpo, aunque van a seguir estudiando esta asociación.

El Dr. Rima Dada, profesor en el Departamento de Anatomía de AIIMS, y el resto de los autores del trabajo, han explicado que algo tan sencillo como acudir a clases de yoga de manera habitual –un tipo de ejercicio que relaja y que no requiere una gran intensidad–, podría ser eficaz como terapia coadyuvante en la prevención, tratamiento y rehabilitación de los pacientes con artritis reumatoide, porque los trastornos depresivos disminuyen la adherencia al tratamiento, agravando la enfermedad, y las personas del grupo que practicó yoga experimentaron una mejoría en su salud psicológica que les permitió realizar sus tareas diarias sin mucha dificultad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD