PUBLICIDAD

La biodanza podría ayudar a reducir el dolor agudo en la fibromialgia

Las mujeres que padecen fibromialgia y que practican biodanza –una terapia que combina movimiento, música y expresión de las emociones–, pueden reducir tras cada sesión hasta un 16% el dolor asociado a la enfermedad.
Escrito por: Natalia Castejón

14/12/2018

Técnica de la biodanza para reducir el dolor en la fibromialgia

La biodanza, una novedosa terapia experimental que mezcla la música con el movimiento y las emociones para proporcionar una intensa experiencia conectada al aquí y ahora' podría ser útil para que las mujeres con fibromialgia reduzcan el dolor que padecen debido a la enfermedad, tal como ha comprobado un grupo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) y la Universidad de Cádiz (UCA).

La investigación que analiza los beneficios de esta técnica para las afectadas por esta patología reumática ha sido publicada en la revista Pain Management Nursing, tras los resultados obtenidos en 27 mujeres con fibromialgia que realizaron una sesión a la semana de biodanza durante 12 semanas. En cada una de las sesiones, que duraba dos horas, se llevaban a cabo dos tareas; la primera consistía en sentarse en círculo con el resto de las participantes y, durante unos 35 o 45 minutos, expresar sus sentimientos de manera oral.

La biodanza consiste en compartir los sentimientos con los demás y bailar expresando las emociones, lo que puede contribuir a reducir el dolor de la fibromialgia

En la segunda parte de la actividad, de unos 75 a 80 minutos de duración, las pacientes se tenían que mover y bailar expresando las emociones que les provocaban las canciones que sonaban, así como lo que sentían con la proximidad, presencia y retroalimentación del resto de sus compañeras.

Mejores resultados en las mujeres con menos grasa corporal

Los investigadores también comprobaron que los niveles de dolor agudo por la fibromialgia se redujeron un 16% después de cada sesión, y que la gravedad del dolor que acumularon las pacientes durante el estudio fue menor, explica Víctor Segura Jiménez, principal autor de la investigación.

Las mujeres que tenían una menor cantidad de grasa corporal y con un dolor más intenso antes de practicar biodanza fueron las que refirieron un mayor alivio del dolor; además, aquellas que se sintieron más satisfechas con las sesiones experimentaron una mayor reducción de sus dolencias.

Según el estudio, la biodanza tiene una gran carga emocional que podría promover las técnicas para afrontar la ansiedad o la depresión, que también ayudarían a mejorar los síntomas de la fibromialgia, por lo que los autores del trabajo consideran que se podría implementar como parte del tratamiento de esta enfermedad, porque además favorecería que las pacientes se mantengan físicamente activas y no requiere de instalaciones específicas, aunque sí de profesionales especializados para guiar las sesiones y motivar a las participantes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD