PUBLICIDAD

Hacer ejercicio moderado por la noche no afecta negativamente al sueño

Investigadores suizos han revisado 23 estudios sobre deporte y sueño, y han llegado a la conclusión de que practicar ejercicio a intensidad moderada antes de ir a dormir no influye en la calidad del sueño.
Escrito por: Caridad Ruiz

20/12/2018

Persona realizando ejercicio por la noche

Cada vez es mayor el número de personas que suele quejarse que durante el día no tiene tiempo de ejercitarse, y se reserva un hueco en la noche, cuando salen tarde del trabajo o ya han acostado a los niños para ponerse en movimiento. Pues bien, todos esos deportistas deben saber que hacer ejercicio de intensidad moderada cuatro horas antes de ir a dormir no afecta negativamente a la calidad del sueño, tal y como ha confirmado una revisión de estudios del Instituto de Ciencias del movimiento Humano y Deporte, de Zurich (Suiza), y que se ha publicado en la revista Sports Medicine. Es más, afirma que, si influye, es de forma positiva.

Los resultados de esta nueva investigación ponen en entredicho una afirmación muy extendida: que practicar deporte por la noche quita el sueño. Los investigadores suizos analizaron y combinaron los datos de 23 estudios que evaluaban el sueño tras una sesión de ejercicio. Así, demostraron que los participantes en los mismos que habían practicado alguna actividad física en la franja nocturna, incluso 30 minutos antes de irse a la cama, pasaban el 21,1% del tiempo dormidos en fase de sueño profundo, mientras que los que no hicieron ningún deporte solo pasaron el 19,9%.

Hacer un ejercicio intenso una hora antes de acostarse sí que puede tener un efecto negativo en la calidad del sueño

Según los investigadores, aunque no hay apenas diferencia respecto al tiempo que los participantes pasaron dormidos, sí es estadísticamente significativo, ya que las fases del sueño profundo son muy importantes para la recuperación física. No obstante, los investigadores añaden que las personas deben tener en cuenta sus singularidades y escuchar a su cuerpo, y si perciben que tras hacer deporte por la noche tienen problemas para conciliar el sueño, deben practicarlo a horas más tempranas.

Cuidado con el ejercicio intenso antes de acostarse

En cambio, el estudio señala que hacer un ejercicio intenso una hora antes de acostarse sí que puede tener un efecto negativo en la calidad del sueño, aunque los investigadores advierten que esta conclusión solo se dio en uno de los estudios, que sugiere que el motivo por el que no se suele disfrutar de un sueño reparador cuando se ha realizado una actividad muy intensa una hora antes de dormir se encuentra en el ritmo cardíaco, ya que el corazón del sujeto, incluso una hora después de acabar el entrenamiento, palpita 20 latidos más que en reposo.

Según las recomendaciones médicas, se deberían realizar al menos 150 minutos a la semana de ejercicio moderado. Se considera que un ejercicio es intenso cuando la persona no puede hablar mientras lo practica, mientras que en el moderado la persona puede hablar, aunque no cantar.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD