PUBLICIDAD

Ejercicios de resistencia y alta intensidad tienen efectos antiaging

Los ejercicios aeróbicos de resistencia y los de alta intensidad como correr, nadar, el esquí de fondo o el ciclismo pueden ayudar a revertir el envejecimiento celular y favorecer un envejecimiento más saludable.
Escrito por: Eva Salabert

03/12/2018

Mujer realizando ejercicio de resistencia y alta intensidad

Investigadores de la Universidad de Leipzig han comparado tres tipos de ejercicios –el entrenamiento de resistencia de tipo aeróbico, el High Intensity Interval Training (HIIT), y entrenamiento muscular–, con el objetivo de comprobar cuáles eran sus efectos sobre el envejecimiento celular del cuerpo humano, y han descubierto que tanto los ejercicios de resistencia como el entrenamiento de alta intensidad son capaces de revertir el envejecimiento celular, pero no ocurre lo mismo en el caso del entrenamiento con pesas.

Los resultados del estudio, publicado en European Heart Journal, demuestran que practicar regularmente ejercicio aeróbico de resistencia (correr, nadar, el esquí de fondo o el ciclismo) incrementa la actividad de la telomerasa y la longitud de los telómeros. Los telómeros recubren el extremo de los cromosomas y los protegen evitando su deterioro, y su longitud disminuye a medida que envejecemos, y también a causa del estrés, factores ambientales adversos, o enfermedades crónicas. Este proceso está regulado por diversas proteínas, entre ellas, la enzima telomerasa, que es capaz de contrarrestar el acortamiento de los telómeros, e incluso puede aumentar su longitud.

Se evaluaron los efectos de tres tipos diferentes de ejercicio

En la investigación participaron 266 jóvenes sanos que al inicio del estudio eran inactivos, y a los que se dividió de forma aleatoria en cuatro grupos. Uno de ellos realizó ejercicio de resistencia (carrera de resistencia) durante seis meses; otro practicó HIIT (calentamiento seguido de cuatro series de carrera de elevada intensidad alternada con trote, y finalizando con una carrera lenta para volver a la calma); el tercer grupo llevó a cabo un entrenamiento de fuerza mediante un circuito de ocho máquinas; y los participantes del último grupo se mantuvieron inactivos.

Realizar regularmente ejercicios aeróbicos de resistencia o entrenamiento cardiovascular de alta intensidad (HIIT) ayuda a revertir el envejecimiento celular

Los jóvenes que integraban los tres grupos a los que se les asignó algún tipo de ejercicio lo practicaron en tres sesiones a la semana de 45 minutos de duración cada una durante seis meses, y un total de 124 participantes completaron el estudio. Los investigadores analizaron la longitud de los telómeros y la actividad de la telomerasa en los glóbulos blancos presentes en muestras de sangre procedentes de los voluntarios que se habían recogido al inicio del estudio, y entre dos y siete días antes de que finalizase.

Beneficios antienvejecimiento de los ejercicios de resistencia y el HIIT

Observaron así que la actividad de la telomerasa se incrementó entre dos y tres veces, y que la longitud de los telómeros también aumentó significativamente en los grupos que hicieron ejercicios de resistencia y de alta intensidad, en comparación con los demás, algo que los investigadores atribuyen a que estos tipos de actividad física afectan a los niveles de óxido nítrico en los vasos sanguíneos y favorecen los cambios que se producen en las células, contribuyendo a un envejecimiento saludable.

Estos hallazgos corroboran las recomendaciones actuales de la Sociedad Europea de Cardiología, que señalan que los ejercicios de musculación deben constituir un complemento del entrenamiento de resistencia, y no sustituir al mismo. Y también indican que la actividad de la telomerasa y la longitud de los telómeros pueden servir para medir los efectos de los diversos tipos de ejercicio a nivel celular, y que emplear estas medidas para guiar las recomendaciones de ejercicio podría facilitar tanto la adherencia, como la efectividad de los programas de ejercicio dirigidos a la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD