PUBLICIDAD

La luz al final del embarazo, clave para evitar la depresión posparto

Las mujeres que reciben poca luz natural durante el último trimestre del embarazo, ya sea debido a la estación del año, o a que paseen poco al aire libre, podrían tener hasta un 35% más riesgo de depresión posparto.
Escrito por: Natalia Castejón

02/10/2018

Embarazada en la recta final de su embarazo

Photo by DanEvans on Pixabay

Que coincida la época del año donde los días son más oscuros y cortos –los tres meses que siguen al equinoccio de otoño– con el último trimestre del embarazo puede aumentar hasta un 35% el riesgo de que las mujeres primerizas tengan depresión posparto. Este ha sido el hallazgo de un estudio realizado por miembros de la Universidad Estatal de San José (EE.UU.) que pretendía conocer el efecto de la exposición a la luz natural al final de la gestación sobre el estado anímico tras el parto.

La investigación, publicada en el Journal of Behavioral Medicine, contó con los datos de otro estudio que analizó el sueño, antes y después de la gestación, y la exposición a la luz solar, antes y días después de dar a luz, de 293 mujeres. También incluía información sobre otros factores de riesgo de depresión posparto, como la edad, los antecedentes de depresión y el nivel socioeconómico.

Dar paseos para obtener más vitamina D del sol o recurrir a la fototerapia podrían ser opciones para prevenir la depresión posparto

Prevenir la depresión posparto con fototerapia

Los resultados revelaron que las mujeres que vivieron sus últimos tres meses de embarazo en una estación en la que los días eran más largos presentaban un 26% de posibilidades de ser diagnosticadas de depresión después del nacimiento de su hijo, mientras que este dato aumentaba al 35% si el final de la gestación coincidía con la época en que los días son de los más cortos y oscuros del año; en este último caso, además, las mujeres presentaron síntomas depresivos más graves y prolongados.

En base a estos hallazgos, los autores de la investigación, liderados por Deepika Goyal, creen que la fototerapia –tratamientos con exposición a radiación ultravioleta– podrían ser de gran utilidad para las embarazadas, especialmente si ya cuentan con antecedentes de trastornos mentales u otros factores de riesgo. Además, recomiendan que las gestantes den paseos para obtener suficiente cantidad de vitamina D del sol y reducir la cantidad de melatonina, una de las hormonas que se han relacionado con la depresión.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD