PUBLICIDAD

Descubren la verdadera razón del dolor lumbar en el embarazo

Identifican que el dolor de espalda típico en las embarazadas no se debe a la clásica curvatura lumbar, sino a los cambios que se producen en la musculatura de la espalda para adaptarse al peso del bebé.

12/09/2018

Mujer embarazada con dolor lumbar

Foto de Freepik ©yanalya

El dolor en la parte baja de la espalda es una de las molestias que más refieren las mujeres embarazadas. De hecho, afecta a entre el 50 y el 70% de las gestantes. Siempre se ha dicho que en parte se debía a esa característica postura de la embarazada que implica echarse hacia atrás “sacando tripa”, lo que se conoce como hiperlordosis. Pero una investigación realizada por la profesora de Fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera (CEU UCH), Gemma Bivíá para su tesis doctoral desmiente esta popular creencia, y es más, apunta a que ese aumento de la curvatura lumbar se debe a un efecto óptico.

Según esta investigación, el dolor lumbar en la gestación –más común en el último trimestre– quizás se deba a que en la mujer embarazada de forma fisiológica se activan con más intensidad sus músculos lumbares, con el objetivo de que su organismo pueda hacer frente al aumento del volumen abdominal (el útero llega a crecer entre 500 y 1.000 veces su tamaño original, junto al peso del niño y la placenta).

Los alteraciones biomecánicas que han encontrado en este estudio abren nuevas vías para el tratamiento del dolor de espalda en la gestación

En la investigación, que se ha publicado en las revistas Plos One y The Spine Journal, y en la que han colaborado Juan Francisco Lisón, de la (CEU UCH), y Daniel Sánchez Zuriaga, de la Universidad de Valencia, se comparó la curvatura de la columna y la activación de la musculatura en la zona lumbar en 34 embarazadas, en el tercer trimestre de gestación, y en otras 34 mujeres no embarazadas. En las gestantes, el estudio se repitió a los dos meses del nacimiento de los bebés. Se midió con un electromiograma el nivel de activación de los músculos erector espinal y bíceps femoral y la curvatura lumbar de pie.

“En nuestro estudio sobre mujeres embarazadas no hemos trabajado con pacientes con dolor lumbar, así que resultaría muy especulativo pronunciarnos sobre sus causas. Pero es verdad que no hemos encontrado cambios en las curvaturas de la espalda con el embarazo, y sí cambios en los patrones de respuesta muscular”, explica para Webconsultas Gemma Biviá.

La musculatura lumbar se adapta al embarazo

Lo que ha puesto de manifiesto esta investigación es que “los músculos de la espalda se van adaptando progresivamente durante el embarazo ante el aumento del volumen en el abdomen, aumentando la intensidad con la que se activan”, añade Biviá. En su tesis, esta investigadora también encontró que el embarazo “modifica el modo en el que se activa la musculatura de la espalda y limita el movimiento de la región lumbopélvica cuando las mujeres realizan movimientos que implican a la zona lumbar, como flexionar el tronco hacia delante. Posiblemente estos cambios biomecánicos sean una estrategia que desarrollan las mujeres para intentar proteger estructuras lumbares como los ligamentos, que se vuelven más laxos por las hormonas del embarazo”.

Por este motivo, los ejercicios que siempre se han aconsejado a las mujeres para aliviar su dolor de espalda quizás no sean útiles en el embarazo. “Existen muchos tipos de ejercicios para la espalda diferentes, y hasta la fecha había muy poca información sobre qué cambios se producen en la región lumbar durante el embarazo. Los hallazgos de estas alteraciones biomecánicas en las mujeres embarazadas pueden ayudar a orientar el tipo concreto de ejercicio que sería más recomendable para aliviar su dolor lumbar”, dice la investigadora. Estos hallazgos, para Gemmma Biviá, “nos sugieren nuevas vías para el estudio de las causas del dolor, y para su tratamiento”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD