Antibióticos aumentan el riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal

Un reciente estudio ha relacionado el consumo de antibióticos con un mayor riesgo de desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y sus subtipos, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.
Escrito por: Natalia Castejón

18/08/2020

Intestino y antibioticos

Una investigación del Karolinska Institutet (Suecia) y la Escuela de Medicina de Harvard (EE.UU.) ha comprobado que el consumo de medicamentos antibióticos, especialmente los de mayor cobertura microbiana, está relacionado con un mayor riesgo de desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y sus subtipos, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.

El estudio, que se ha publicado en la revista The Lancet Gastroenterology & Hepatology, es el más grande hecho hasta la fecha sobre la relación entre la terapia con antibióticos y el riesgo de EII. En la investigación se identificaron unos 24.000 nuevos casos de EII –16.000 de estos pacientes tenían colitis ulcerosa y 8.000 enfermedad de Crohn–, y se compararon con 28.000 hermanos y unas 117.000 personas de la población general.

Los pacientes que tomaban antibióticos como tratamiento para alguna infección tenían hasta dos veces más riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal

Los resultados indicaron que aquellos que habían tomado antibióticos de manera previa presentaban casi dos veces más riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal que sus hermanos y que el grupo de control, así como un mayor riesgo de enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, siendo más altas las probabilidades cuando se trataba de antibióticos de amplio espectro.

EII cada vez más común en Europa y Estados Unidos

Tal y como han explicado los expertos del estudio, la EII se está haciendo cada vez más común es Europa y Estados Unidos, lo que ha aumentado la preocupación sobre la salud de la microbiota intestinal, que se ha demostrado que desempeña un papel relevante en el mantenimiento de una buena salud a nivel general. Este estudio confirma que este tipo de medicamentos pueden interferir en la composición de la flora del intestino y promover la aparición de problemas gastrointestinales.

Casi el 1% de la población sueca está afectada por EII, lo que según los autores del trabajo, se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer y de muerte. Por ello, con estos hallazgos pretenden que se puedan identificar los factores de riesgo para prevenir este tipo de enfermedades inflamatorias, evitando la prescripción de antibióticos si no es estrictamente necesario.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD