Clofazimina, un fármaco contra la lepra, podría combatir el COVID-19

El fármaco clofazimina, usado para la lepra, demuestra en hámsteres poder reducir el daño pulmonar y la carga viral del SARS-CoV-2, y se muestra como un candidato para tratar el COVID-19 de forma ambulatoria en los hogares.
Escrito por: Eva Salabert

17/03/2021

Fármaco ambulatorio para el COVID-19

La clofazimina es un medicamento descubierto hace medio siglo que se emplea en el tratamiento de la lepra y está incluido en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ahora, en un estudio con roedores se ha observado que presenta una potente actividad antiviral contra el coronavirus y previene la respuesta inflamatoria excesiva que se asocia con un cuadro grave de la enfermedad, por lo que se une a la lista de posibles fármacos ya aprobados con otros fines que también podrían servir para combatir eficazmente el COVID-19

La investigación ha sido realizada por científicos del Sanford Burnham Prebys Medical Discovery Institute y la Universidad de Hong Kong y se ha publicado en Nature, y sus hallazgos abren la puerta a llevar a cabo un ensayo en fase 2 para evaluar este fármaco como tratamiento de los pacientes con COVID-19 en su propio domicilio.

“La clofazimina es un candidato ideal para un tratamiento de COVID-19. Es seguro, asequible, fácil de preparar, se toma en forma de píldora y puede estar disponible en todo el mundo”

Sumit Chanda, profesor y director del Programa de Inmunidad y Patogenia en Sanford Burnham Prebys y coautor principal del trabajo, ha afirmado que “La clofazimina es un candidato ideal para un tratamiento de COVID-19. Es seguro, asequible, fácil de preparar, se toma en forma de píldora y puede estar disponible en todo el mundo”.

El investigador ha añadido que esperan probarlo “en un ensayo clínico de fase 2 lo antes posible para las personas que dan positivo por COVID-19 pero que no están hospitalizadas. Dado que actualmente no hay un tratamiento ambulatorio disponible para estas personas, la clofazimina puede ayudar a reducir el impacto de la enfermedad, que es particularmente importante ahora que vemos emerger nuevas variantes del virus y contra las cuales las vacunas actuales parecen menos eficaces”.

Un fármaco prometedor contra la infección por SARS-CoV-2

Los científicos han estado revisando bibliotecas de medicamentos para identificar cuáles eran capaces de evitar que el SARS-CoV-2 se replicase, y el equipo de Chanda ya había informado en Nature que la clofazimina formaba parte de un grupo de 21 fármacos que se mostraban eficaces in vitro, o en una placa de laboratorio, en concentraciones que con probabilidad podrían conseguirse de forma segura en los pacientes.

“Los animales que recibieron clofazimina tuvieron menos daño pulmonar y menor carga viral, especialmente cuando recibieron el fármaco antes de la infección por coronavirus”

 

Cuando probaron la clofazimina en hámsteres infectados con el coronavirus comprobaron que disminuía la cantidad de virus en los pulmones de los animales, incluso en los casos en que se administró a roedores sanos antes de infectarlos (de manera profiláctica). El fármaco también disminuyó el daño en los pulmones y previno la denominada 'tormenta de citocinas', una complicación del COVID-19 grave que consiste en una excesiva respuesta inflamatoria que puede causar la muerte del paciente.

El coautor principal del trabajo, Ren Sun, profesor de la Universidad de Hong Kong y distinguido profesor emérito de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), ha afirmado que “los animales que recibieron clofazimina tuvieron menos daño pulmonar y menor carga viral, especialmente cuando recibieron el fármaco antes de la infección”, y que “Además de  inhibir el virus, hay indicios de que el fármaco también regula la respuesta del huésped al virus, lo que proporciona un mejor control de la infección y la inflamación”.

Clofazimina, un arma terapéutica contra futuras pandemias

Los investigadores comprobaron que la clofazimina frena la infección por coronavirus de dos formas: evitando que se introduzca en las células e suspendiendo la replicación del ARN (el SARS-CoV-2 emplea ARN para replicarse). Este fármaco logró disminuir la replicación de MERS-CoV, el coronavirus responsable del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), en el tejido pulmonar humano.

“La clofazimina parece tener actividad de pancoronavirus, lo que indica que podría ser un arma importante contra futuras pandemias”

El Dr. Kwok-Yung Yuen, presidente de Enfermedades Infecciosas en la Universidad de Hong Kong y coautor principal del estudio, que descubrió el coronavirus que provoca el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), ha destacado que “la clofazimina parece tener actividad de pancoronavirus, lo que indica que podría ser un arma importante contra futuras pandemias”, y que su estudio “sugiere que deberíamos considerar la creación de una reserva de clofazimina ya preparada, que podría implementarse de inmediato si surge otro nuevo coronavirus”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD