La EMA da luz verde a una tercera dosis de la vacuna Pfizer en adultos

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha dado vía libre a los países europeos para que decidan si administrar una tercera dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer a toda la población mayor de 18 años, al menos 6 meses después de la segunda dosis.
Escrito por: Natalia Castejón

05/10/2021

Luz verde a la 3º dosis de Pfizer

Algunos estudios han analizado los efectos en la inmunización de una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech, dando como resultado un aumento de los niveles de anticuerpos en personas entre 18 y 55 años. Este resultado satisfactorio ha propiciado que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) haya abierto la puerta a que los países europeos puedan decidir si administrar este tercer pinchazo de refuerzo a toda la población adulta.

Los países que implanten la tercera dosis de Pfizer la administrarán a sus ciudadanos mayores de 18 años y al menos seis meses después de la segunda dosis

Así lo han dado a conocer en un comunicado, en el que se explica que los gobiernos pueden adoptar recomendaciones tras los resultados de las investigaciones realizadas hasta ahora, pero también reconoce que la evidencia acerca de la efectividad real de una tercera dosis todavía es escasa.

Los países europeos que decidan que su población reciba una nueva dosis de refuerzo, deberán tener en cuenta que por ahora solo se podrá hacer en el caso de la vacuna Comirnaty (Pfizer-BioNTech) y siempre después de un periodo mínimo de seis meses tras la segunda dosis. En cuanto a la vacuna  Spikevax de Moderna, la EMA explica que todavía está evaluando la información disponible para respaldar un pinchazo de refuerzo de este fármaco.

Una bajada de anticuerpos no supone menos protección

Países como Israel llevan días inoculando esa dosis de refuerzo en su población adulta, y otros como EE.UU se esperan empiecen a hacerlo en breve, por lo que este paso supone una buena noticia para algunos países europeos que ya estaban barajando esa dosis extra de la vacuna contra el COVID-19 para su población general a la espera de que se pronunciara este organismo europeo. Por ejemplo, en España, actualmente se está inyectando una dosis adicional a personas mayores de 65 años que viven en residencias, trasplantados y a personas inmunodeprimidas, entre otros casos.

La tercera dosis no se administra porque bajen las defensas contra el COVID-19, sino que es para reforzar el sistema inmunitario de personas que lo tienen debilitado e incrementar la respuesta inmunitaria del resto

Sin embargo, comunidades como la de Castilla-La Mancha habían dado a conocer su intención de revacunar a todos los mayores de 65 años, aunque esta decisión deberá decidirse en última instancia en la Comisión de Salud Pública. Otro país que, aunque no pertenece a la Unión Europea, ya ha implantado la tercera inyección a los mayores de 50 años ha sido Reino Unido.

No obstante, no hay que pensar que una tercera dosis se administra porque vaya decayendo las defensas contra el SARS-CoV-2, sino que lo que se pretende con ella es reforzar el sistema inmunitario de las personas que lo tienen debilitado e incrementar la respuesta inmunitaria frente al coronavirus del resto. Es importante recordar que aunque los niveles de anticuerpos bajen, esto no significa que no se esté protegido, pues todavía se cuenta con la inmunidad celular, mucho más potente.

La propia EMA aclara en su comunicado la diferencia entre dosis adicional y dosis de refuerzo, así, mientras que la dosis adicional se dirige a personas con sistemas inmunitarios debilitados, las dosis de refuerzo son para personas con sistemas inmunitarios normales.

En cuanto a los efectos secundarios derivados de una tercera dosis, hay estudios que demuestran que podrían ser similares a la segunda dosis, sin embargo, la EMA aclara que “el riesgo de enfermedades cardíacas inflamatorias u otros efectos secundarios muy raros después de una dosis de refuerzo no se conoce y se está controlando cuidadosamente”.

Dosis adicional en inmunodeprimidos

El comité de medicamentos humanos de la EMA también ha llegado a la conclusión de que se puede administrar una dosis adicional de las vacunas COVID-19 Comirnaty (BioNTech / Pfizer) y Spikevax (Moderna) a personas con sistemas inmunitarios gravemente debilitados, al menos 28 días después de la segunda dosis.

La recomendación se produce después de que los estudios mostraran que una dosis adicional de estas vacunas aumentaba la capacidad de producir anticuerpos contra el virus que causa COVID-19 en pacientes con trasplante de órganos con sistemas inmunitarios debilitados. Esta medida ya está siendo implementada en España.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD