La tercera dosis eleva la protección frente al COVID-19 hasta el 95%

Un estudio realizado en Israel entre 1 millón de vacunados concluye que recibir una tercera dosis de la vacuna del COVID-19 podría reducir hasta 10 veces las tasas de infección grave, y rebaja el riesgo de contagio con la variante delta.
Escrito por: Natalia Castejón

16/09/2021

3º dosis: protección aumenta al 95%

Hace unos días la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) indicaban que según la evidencia científica hasta la fecha no era necesaria una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 en la población general. Sin embargo, algunos países ya hace semanas que empezaron a inocular esa tercera dosis, uno de ellos fue Israel. Ahora, un estudio realizado en dicho país con un millón de vacunados ha determinado que recibir una inyección de refuerzo puede aumentar hasta un 95% la protección contra el COVID-19.

Esta conclusión ha sido dada a conocer por el Ministerio de Sanidad de Israel tras un primer estudio realizado por investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén, el Technion de Haifa, el Hospital Sheba de Tel Aviv y el Instituto de Ciencia Weizmann, con una muestra de un millón de pacientes que han recibido una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus.

Israel empezó el 1 de julio una campaña de revacunación que ha comenzado con el grupo de los mayores de 60 años, algo pionero en el mundo, pues, por ejemplo en España solo se está administrando hasta ahora a ciertos pacientes inmunodeprimidos. Hasta ahora llevan unos tres millones de personas a las que se les ha inyectado una tercera dosis, es decir, una tercera parte de los habitantes del Estado judío y cerca de la mitad de los mayores de 12 años.

Una tercera dosis reduce las tasas de contagio

En cuanto a los beneficios de una tercera inyección, los resultados del estudio, publicados en The New England Journal of Medicine, han indicado que una dosis extra ha logrado reducir las tasas de contagio y los casos de infecciones graves entre los mayores de 60 años en tan solo un mes. La investigación tuvo dos cohortes de pacientes, con o sin dosis extra, y registró 4.439 casos de COVID-19, de los cuales 294 eran graves en personas que no tenían la tercera dosis.

Las personas vacunadas contra el COVID-19 con dos dosis tienen un 50% de probabilidades de contagiarse con la variante delta, mientras que con una tercera dosis el riesgo cae al 5%

En el caso de los que sí habían recibido la inyección de refuerzo, se contabilizaron 934 casos, mientras que los graves bajaban drásticamente a 29. Esto se traduce a unas tasas de infecciones graves 10 veces menor para el grupo con terceras dosis, aunque un segundo análisis más concreto encontró que la tasa era en realidad cinco veces menor.

En conclusión, se puede decir que si las personas vacunadas contra el COVID-19 hace seis meses con dos dosis tienen la mitad de posibilidades de contagiarse con la variante delta que los que no han recibido ninguna, los que han recibido la dosis de refuerzo solo tienen un riesgo de infección del 5%. Por tanto, la eficacia de la revacunación aumentaría al 95%.

FDA: la revacunación no es necesaria pero mejora la inmunidad

En paralelo, la FDA también se ha pronunciado sobre el debate de la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 y ha explicado a Reuters que aunque creen que no es necesaria una revacunación, sí que se ha observado que podría provocar una mayor respuesta inmunitaria en las personas inoculadas.Sin embargo, recalcan que todavía no se ha demostrado que la eficacia de la vacuna Pfizer-BioNTech esté disminuyendo con el tiempo, por lo que no hay que alarmarse.

La FDA ha informado de que creen que no es necesaria la revacunación, aunque reconocen que podría causar una mayor respuesta inmunitaria

 “Algunos estudios observacionales han sugerido una disminución de la eficacia de Comirnaty (Pfizer) con el tiempo contra la infección sintomática o contra la variante Delta, mientras que otros no. Sin embargo, en general, los datos indican que las vacunas COVID-19 autorizadas o autorizadas actualmente en los EE.UU. aún brindan protección contra la enfermedad grave de COVID-19 y la muerte en los Estados Unidos”, han explicado los expertos de la FDA en el documento.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD