La vacuna contra el COVID-19 CoronaVac, eficaz en niños y adolescentes

La vacuna china contra el COVID-19 CoronaVac, de Sinovac, muestra seguridad y eficacia en niños y adolescentes de entre tres y 17 años, que han desarrollado anticuerpos contra el SARS-CoV-2 tras recibir dos dosis de la misma.
Escrito por: Eva Salabert

29/06/2021

Vacuna de Sinovac es eficaz en niños

Un ensayo clínico –controlado y aleatorizado– en el que han participado 550 niños y adolescentes de entre tres y 17 años ha demostrado que administrar a este grupo de población dos dosis de la vacuna china contra el COVID-19 CoronaVac, de Sinovac, es seguro e induce el desarrollo de anticuerpos contra el SARS-CoV-2, según los resultados publicados en The Lancet Infectious Diseases.

En concreto, más del 96% de los menores que recibieron dos dosis de esta vacuna –que recientemente fue incluida en la Lista de Uso de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS)– desarrollaron anticuerpos contra el coronavirus, mientras que la mayoría de las reacciones adversas que se registraron fueron leves o moderadas, siendo la más frecuente dolor en la zona de la inyección.

Los investigadores recomiendan administrar dos dosis de 3 μg de CoronaVac en niños y adolescentes de tres a 17 años

Qiang Gao, de la compañía farmacéutica Sinovac, ha declarado: “Los niños y adolescentes con COVID-19 generalmente tienen infecciones leves o asintomáticas en comparación con los adultos; sin embargo, un pequeño número aún puede estar en riesgo de enfermedad grave. También pueden transmitir el virus a otras personas, por lo que es vital probar la seguridad y eficacia de las vacunas COVID-19 en grupos de edad más jóvenes. Nuestro hallazgo de que CoronaVac fue bien tolerado e indujo fuertes respuestas inmunitarias es muy alentador y sugiere que más estudios en otras regiones, que involucren poblaciones más grandes y multiétnicas, podrían proporcionar datos valiosos para informar las estrategias de inmunización que involucren a niños y adolescentes”.

Incluir a los niños en la campaña de vacunación contra el COVID

El estudio se llevó a cabo en el condado de Zanhuang (China) entre el 31 de octubre y el 2 de diciembre de 2020. A los participantes se les administró la vacuna (ya sea 1.5μg o 3μg por dosis) o un placebo mediante inyección intramuscular en dos dosis, el día 0 y el día 28.

En la fase 1 del ensayo, el total de los participantes en los grupos de 1,5 μg y 3 μg (27/27 y 26/26 participantes, respectivamente) desarrollaron anticuerpos contra el coronavirus. Las respuestas inmunitarias más potentes –determinadas por la cantidad de anticuerpos generados capaces de neutralizar el virus, expresada como título medio geométrico (GMT)– se observaron en los individuos del grupo de 3 μg, en comparación con los del grupo de 1,5 μg (GMT de 117 y 55, respectivamente).

En la fase 2, el 97% (180/186) de los participantes en el grupo de 1,5 μg generaron anticuerpos contra el SARS-CoV-2, en comparación con el 100% (180/180 participantes) en el grupo de 3 μg. Los participantes del grupo de 3 μg también desarrollaron una respuesta inmune más fuerte que los del grupo de 1,5 μg (GMT de 142 y 86, respectivamente). Basándose en los resultados, los investigadores recomiendan administrar dos dosis de 3 μg de CoronaVac en niños y adolescentes de tres a 17 años.

“La inmunidad colectiva contra el COVID-19 es el requisito previo para poner fin a esta pandemia, ya sea mediante vacunaciones o infección natural”

Es necesario incluir a los niños y adolescentes en las campañas de vacunación, ha explicado en un comentario asociado al estudio el profesor Bin Cao, del Hospital de la Amistad China-Japón, ya que, afirma: “La inmunidad colectiva contra el COVID-19 es el requisito previo para poner fin a esta pandemia, ya sea mediante vacunaciones o infección natural. La mayoría de las estimaciones sitúan el umbral en el 65-70% de la población que obtiene inmunidad, principalmente por vacunación. Sin embargo, las variantes del virus de amplia circulación y la vacilación persistente sobre la vacuna hacen que este umbral sea difícil de alcanzar. (...) el cálculo debe revisarse al alza y los niños deben estar incluidos en la campaña de inmunización”.

Los investigadores han reconocido que su estudio tiene ciertas limitaciones, ya que el número de participantes es pequeño y todos eran de etnia Han; además, tampoco se evaluaron las respuestas de las células T, que tienen un papel clave en las infecciones por coronavirus, y tampoco tienen datos sobre la seguridad y la respuesta inmunitaria de la vacuna a largo plazo, aunque se va a seguir a los participantes durante al menos un año. Por ello, señalan la necesidad de realizar nuevos estudios con un mayor número de participantes y que incluyan poblaciones multiétnicas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD