PUBLICIDAD

El estrés que causan las redes sociales puede generar adicción a ellas

El tecnoestrés que puede provocar el abuso de las redes sociales podría incrementar el riesgo de adicción a estas plataformas de interacción, pues los usuarios se refugian en ellas, en vez de limitar o evitar su uso.
Escrito por: Natalia Castejón

28/08/2019

Adolescente adicto a las redes sociales

Utilizar las redes sociales puede provocar estrés entre sus usuarios, especialmente si son jóvenes, pero paradójicamente un reciente estudio ha descubierto que aquellos que padecen este tecnoestrés tienden a refugiarse en estas aplicaciones todavía más, aumentando el riesgo de adicción, en vez de cortar o limitar su consumo para mejorar su bienestar emocional.

En la investigación que ha llegado a esta conclusión, realizada por miembros de la Universidad de Lancaster (Reino Unido), la Universidad de Bamberg y la Friedrich-Alexander-Universität Erlangen-Nürnberg (Alemania), se ha analizado el comportamiento en redes de 444 usuarios de Facebook, y se ha relacionado con sus niveles de estrés.

El tecnoestrés puede generar un comportamiento compulsivo que aumenta el riesgo de adicción a las redes sociales

Los resultados, que se han dado a conocer en una publicación en el Information Systems Journal, mostraron que las redes sociales ofrecen una gama tan amplia de actividades –como subir fotografías, conocer las de los demás, chatear, o jugar a videojuegos– que pueden causar una sensación de estrés en los usuarios. De hecho, gran parte de ellos confesó que las redes sociales estaban invadiendo su vida personal, pues trataban de adaptarse a los usos de sus amigos y esto conllevaba una gran cantidad de información y demandas sociales excesivas.

Las redes sociales ofrecen numerosas opciones de ocio que enganchan

Una parte de los participantes hicieron frente al tecnoestrés alejándose de lo que lo producía –en este caso Facebook– pero, contrariamente a lo que se pueda pensar, los restantes intentaron superar el estrés que les generaban las redes sociales utilizando estas mismas aplicaciones, aunque haciendo uso de otro tipo de ofertas de ocio internas.

El motivo principal por el que los individuos del segundo grupo declararon usar las redes sociales de manera abusiva fue para distraerse, divertirse, y evitar el estrés producido por la misma aplicación. Algo que parece poco lógico, pero que los investigadores aclaran explicando que las personas que usan estas aplicaciones valoran las diferentes áreas internas por separado, por lo que, si no suben fotos, juegan a los juegos y, si no, chatean, pero se mantienen dentro.

Seguir utilizando las redes sociales a pesar de que estas son las causantes del tecnoestrés aumenta el riesgo de desarrollar un comportamiento compulsivo, según ha explicado Christian Maier, uno de los autores del estudio. El resultado de todo ello es que en vez de alejarse de las redes se apegan todavía más a ellas, dando paso a un problema de adicción.

Sven Laumer, otro de los investigadores, ha declarado que otro de sus hallazgos fue que los participantes que usaban más las redes sociales necesitaban menos esfuerzo a la hora de encontrar otra cosa que hacer dentro de estas aplicaciones y, por tanto, tenían más probabilidades de seguir utilizándolas, en vez de reducir su uso.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD