PUBLICIDAD

Fumar cannabis de adolescente eleva el riesgo de depresión de adulto

El consumo de cannabis en la adolescencia aumenta el riesgo de depresión e ideas suicidas en los primeros años de la juventud, aunque no parece estar relacionado con la aparición de ansiedad.
Escrito por: Caridad Ruiz

18/02/2019

Adolescente fumando cannabis

Investigadores de la Universidad McGill, en Montreal (Canadá) y la Universidad de Oxford (Reino Unido) han concluido en una revisión de 11 estudios internacionales que el consumo de cannabis en la adolescencia aumenta en un 37% el riesgo de depresión y 50% las posibilidades de tendencias suicidas. La investigación se ha publicado en JAMA Psychiatry. Aunque es cierto que el estudio descubrió que el riesgo individual de estos trastornos psicológicos era menor, el extendido consumo de esta droga entre los menores de 18 años de todo el mundo provoca que el porcentaje de riesgo aumente.

Para esta investigación se analizaron los datos de 23.317 personas que habían participado en 11 estudios internacionales realizados desde 1993 y se examinó el riesgo de depresión, ansiedad, e ideas e intentos suicidas basados en el consumo diario y ocasional del cannabis o marihuana. Así se descubrió que alrededor del 7% de las depresiones en los jóvenes de EE.UU. (400.000 casos), Canadá (25.000 casos) y Reino Unido (60.000 casos) entre 18 y los 34 años puede deberse al consumo de esta droga en los años de la adolescencia. En cambio, no encontraron asociación entre fumar marihuana y el riesgo de ansiedad.

Aunque se conocía la relación entre cannabis y psicosis no se había estudiado si podía causar otros problemas mentales a largo plazo

Según los autores del trabajo, el vínculo entre el cannabis y la psicosis se ha investigado en muchos estudios, pero en ninguno de ellos se prestó atención a trastornos mentales más frecuentes, como la depresión o la ansiedad. Tampoco se conocía si fumar porros de marihuana de forma habitual afectaba a largo plazo al cerebro de los más jóvenes. Se cree que el cannabis y su componente psicoactivo, el THC, puede alterar el neurodesarrollo de los cerebros de los adolescentes. De hecho, ya se ha comprobado en otras investigaciones que el consumo frecuente y regular de marihuana en la adolescencia se vincula con un menor rendimiento escolar, adicción, psicosis, declive neuropsicológico, mayor riesgo de accidentes de coche y problemas respiratorios (por fumar).

La marihuana, la droga ilegal más común

El cannabis o marihuana es la droga ilegal que más consumen los adolescentes. En Canadá, un 20,6% de los chicos entre 15 y 19 años lo fuman. En España, según el Ministerio de Sanidad, el 12,6% de los adolescentes entre 15 y 17 años consumen cannabis, el doble que los adultos (un 5,5%). En el Informe de 2017 de Proyecto Hombre, se indica que los jóvenes españoles fuman su primer cigarro de marihuana hacia los 16,5 años.

Según han detectado los responsables de esta organización, entre los chicos circula una peligrosa leyenda urbana: que el cannabis es menos dañino que el tabaco. También han observado que en la sociedad española hay un descenso en la percepción del riesgo de esta droga, por lo que para Proyecto Hombres es urgente proteger a los más jóvenes de estas ideas erróneas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD