PUBLICIDAD

Las parejas con cuentas bancarias comunes son más felices y duraderas

Un estudio afirma que las parejas que tienen su dinero en una cuenta común son más felices, su relación dura más tiempo y gastan menos en caprichos personales que aquellas que disponen de cuentas bancarias separadas.
Escrito por: Natalia Castejón

15/02/2019

Pareja ahorrando

Cuando se vive en pareja, surgen muchas dudas que afectan a la convivencia, como por ejemplo si es mejor tener cada uno una cuenta bancaria, la misma para los dos, o una conjunta y otra particular. Ahora, un reciente estudio que centra sus investigaciones en esta cuestión ha determinado que las personas que mantienen una relación sentimental y tienen su dinero en común son más felices, están más tiempo juntas y gastan menos en cosas que no son necesarias.

El trabajo –que ha sido publicado en el Journal of Consumer Psychology– consta de varias fases, y en cada una de ellas se analizaron diferentes aspectos como la duración de las relaciones, las calificaciones de los miembros de la pareja respecto a su felicidad en común, y sus tipos de gastos en función de si tenían la cuenta bancaria conjunta o no.

6,1 puntos de felicidad sobre 7 en las parejas con cuentas compartidas

En la primera parte del estudio, 1.005 personas casadas que llevaban unos 12 años de relación debían calificar su satisfacción con la pareja del 1 al 7. Casi dos tercios de los participantes de esta fase tenían todo su dinero en común, y fueron los que obtuvieron la media más alta en felicidad: 6,1 puntos. El 22% disponían de una cuenta conjunta y otra particular y su puntuación media fue de 5,82. Por último, y con peor valoración, estaba el grupo de los que tenían su dinero completamente separado en el banco, con 5,46 puntos de felicidad de promedio.

El 30% de las parejas que tenían cuentas bancarias diferentes se separó en un periodo de 10 años

Estos resultados se quisieron corroborar analizando los datos de otros 7.500 individuos de entre 30 y 32 años que fueron entrevistados entre el año 2000 y 2002. Más tarde, entre 2010 y 2012, estas personas volvieron a rellenar unos cuestionarios sobre su vida amorosa y la separación del dinero. De esta manera se comprobó que las que tenían cuentas bancarias conjuntas estaban más contentas con su relación.

Al comparar los resultados de ambos periodos de tiempo también se observó que la tasa de separaciones era más alta entre los que tenían el dinero aparte, concretamente el 30%. En cuanto a aquellos que tenían cuentas distintas y una común, el 26% terminó su relación, una cifra que descendió a 24% en aquellos que compartían la cuenta.

Menos caprichos si se tienen cuentas bancarias conjuntas

Otro de los objetos de estudio de Joe J. Gladstone, Emily N. Garbinsky y Cassie Mogilner, de las Universidades de Londres, Notre Dame y UCLA respectivamente, y autores de esta investigación, fue el tipo de gastos que se realizaban en función del tipo de cuenta que se tuviese. Tras analizar los movimientos bancarios de la muestra durante un año se observó que los que compartían el dinero tendían a comprar menos caprichos o cosas no necesarias que los que tenían sus ganancias separadas.

La causa a la que los autores atribuyen este hecho es que cuando una pareja tiene el mismo depósito bancario, cada uno de sus miembros reflexiona más antes de gastar en compras hedónicas, es decir, las que se hacen por placer, porque cree que así evita el tener que justificar el motivo de esa adquisición a la otra persona. Aunque también subrayan que este hecho puede suponer consecuencias negativas en la relación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD