PUBLICIDAD

La FDA aprueba el uso del primer iris artificial

El primer iris artificial acaba de ser aprobado para su comercialización por la FDA. Este nuevo dispositivo permitirá tratar los defectos del iris en pacientes con aniridia congénita u otras afecciones oculares.
Escrito por: Natalia Castejón

04/06/2018

Mujer con el iris artificial

El nuevo iris podría dar un aspecto más estético a las personas que carecen de él.

CustomFlex Artificial Iris es el nombre comercial de los nuevos iris artificiales aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA). Se trata de un dispositivo que puede ser implantado quirúrgicamente a adultos o niños con ausencia de iris, o que lo tienen dañado por problemas congénitos u otras lesiones.

Los nuevos iris, según Malvina Eydelman, miembro de la FDA, permitirán que personas con problemas en esta parte coloreada del ojo alrededor de la pupila, como la aniridia congénita –un trastorno genético en el que el iris está ausente en su totalidad o en parte–, albinismo, extirpación como consecuencia del melanoma o por una lesión traumática, puedan mejorar su sensibilidad a la luz potente, evitar los deslumbramientos y tener un ojo con apariencia estética.

El 70% de los encuestados vieron reducidos sus deslumbramientos y su sensibilidad a la luz gracias al iris artificial

El dispositivo está hecho con silicona fina, de grado médico y plegable que varía en cuanto a tamaño y color en base al paciente que las requiera. La intervención para implantarlo es bastante sencilla y se realiza mediante una cirugía con una mínima incisión en la que se introduce el iris artificial, el cual se desdobla y se alisa, gracias a instrumentos profesionales. El dispositivo se mantiene fijo gracias a la anatomía propia del ojo o por suturas, si fuese necesario.

Las pruebas para la aprobación de los iris artificiales han sido realizadas en 389 pacientes adultos y niños con aniridia congénita y otros problemas en el iris. Los resultados del estudio demostraron que el 70% de los pacientes tuvieron una reducción de los deslumbramientos y de sensibilidad a la luz, además, el 94% se mostraron satisfechos con la fisonomía del ojo. Todo ello, según la FDA, logró mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Complicaciones asociadas al nuevo iris artificial

La FDA también ha dado a conocer los riesgos que podrían causar la implantación de un iris artificial. Entre ellos se encuentran el movimiento o dislocación de esta parte del ojo, un incremento en la presión intraocular, una adherencia al cristalino o a la córnea, iritis –inflamación del iris–, además de una posible hinchazón en la córnea o un desprendimiento de retina.

CustomFlex Artificial Iris no es recomendable para mujeres embarazadas, personas con uveítis crónica grave o no controlada, glaucoma crónico sin tratamiento, cataratas causadas por la rubéola, infecciones intraoculares o microftalmía –ausencia completa de uno o ambos ojos–.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD